ALERTA: Prisión perpetua para Sebastián Wagner por crimen de Micaela García

Robin Williams, el comediante de la mirada triste

Martes 12 de agosto de 2014
Murió Robin Williams decía la placa del canal del noticias, y mis ojos releyeron una y otra vez para confirmar la triste noticia. Y enseguida pensé en esa mirada triste que tenía ese genial comediante que nos hizo reír y emocionar en más de una película.

“¿Por qué?”, me pregunté y entonces busqué respuestas donde no las hay. Los policías del Condado de Marin, en California, hablaron de suicidio y de ahorcamiento. Seguía sin entender. Mientras tanto, recordaba cada film donde regaló risas y lágrimas al por mayor. Entonces pensé en “Papá por siempre” (1993), donde interpretó a un hombre capaz de convertirse en la niñera Mrs. Doubtfire sólo para estar siempre cerca de sus hijos. Recordé mi niñez cuando me divertía con “Mork y Mindy”, aquella exitosa serie de televisión de los fines de los setenta y principios de los ochenta que lo llevó a la fama como extraterrestre.

Recordé también al emocionante profesor de “La sociedad de los poetas muertos” (1988), a ese loco lindo de “Buenos días Vietnam” (1987), al sorprendente doctor de “Despertares” (1990) o al héroe “Hook” (1991).

Y más aún, fue Popeye (1980), Pescador de ilusiones (1991), Jumanji (1995), En busca del destino (1997), Patch Adams (1998), Más allá de los sueños (1998), El hombre bicentenario (1999) y el genial Theodore Roosvelt de Una noche en el Museo (2006, 2009).

Volví a preguntarme ¿por qué? Sólo encontré la respuesta en su mirada y en cada film que Robin interpretó. Williams conquistó a su público por ser capaz de transmitir en sus ojos la emoción. Cada actuación era digna de un Oscar y la gente le había abierto la puerta de sus hogares. Pero el hombre, quizá igual que el actor, padecía sus propias tristezas. El drama y la comedia eran parte de su vida dentro y fuera de escena.

Con sus trabajos cinematográficos logró estar cuatro veces nominado al Oscar y lo ganó como Mejor Actor de Reparto en “Good Will Hunting” y tres Globos de Oro por “Buenos días, Vietnam”, “Papá por siempre” y “Pescador de ilusiones”. Le gustaba imitar y parodiar y hasta se dio el gusto de hacerlo durante eventos o en entrevistas. Fueron premiados sus monólogos en CD con cinco Grammy. Trabajó bajo el mando de Robert Altman, de Steven Spielberg, de Woody Allen y tantos otros.

Durante muchas décadas logró ganar seguidores y elogios de sus colegas. Todos destacan que era “humilde”, “divertido”, “gracioso”, “sencillo”. Por eso nadie podía entender cómo a los 63 años decidió tomar una decisión drástica. Y el problema estaba que detrás del actor está el hombre.

Robin Williams llevaba una ardua batalla para combatir su adicción al alcohol y la cocaína. Y a eso se le sumaban unos graves cuadros depresivos. Había entrado en rehabilitación, una vez más, pero no fue suficiente para él. Se fue, y se llevó sus miedos sin dejar ayudarse. Pero nos dejó sus grandes actuaciones en el cine y la televisión que seguirán haciéndonos reír y llorar de emoción.

Lic. Claudia Seta
@setaclaudia