Reflexiones de Alfredo Leuco

Martes 12 de agosto de 2014
“Hay una vieja poesía de don Mario Benedetti, que se preguntaba mirando una foto de un Ministro de Economía de Uruguay, '¿de qué se ríe señor ministro?', y últimamente lo he visto a Axel Kicillof en esa misma actitud, con esa sonrisa semi-socarrona, suficiente, mirando con suficiencia al resto, como sobrando a veces, mandando a los empresarios al psicoanalista, diciendo que el default es una 'pavada atómica', diciendo que el acuerdo que había coordinado el presidente del Banco Central con algunos bancos locales para ver si podían comprar la deuda en default era una opereta de 'telecataplum', refiriéndose a un viejo programa uruguayo y argentino, esa actitud desafiante lo muestra a Kicillof como si estuviesemos viviendo en el paraíso”.

“Como si las cosas en Argentina, en el rubro que él maneja, la economía, anduviera realmente de maravillas, por eso me permito preguntarle, con toda curiosidad, señor ministro Kicillof, ¿de qué se ríe? ¿Se ríe de los indicadores económicos que son absolutamente graves e inquietantes todos? Y además lo desafío públicamente a que demuestre si hay algún indicador social y económico que halla mejorado desde que usted se hizo cargo de la gestión, primero el 2007, desde que Cristina Fernández de Kirchner llega al gobierno empiezan a empeorar todos los indicadores, y luego, con la llegada suya al Ministerio de Economía, formalmente, todos los indicadores, comparados con ese 2007, son peores. ¿Por qué? Porque hay más inflación, más pobreza, más desocupación, hay más indigencia...”.