El 15% de jóvenes bonaerenses no estudia ni trabaja

El 75 % de los "ni-ni" (que no estudian ni trabajan) son mujeres que realizan tareas domésticas y habitan en hogares con menores de edad presentes. Un alto porcentaje ya tuvo un hijo
Miércoles 13 de agosto de 2014
El 15% de los jóvenes de la provincia de Buenos Aires no estudia ni trabaja, la mayoría son mujeres y un alto porcentaje ya tuvo un hijo.

Así lo revela un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) que señala que del 15% de los jóvenes, 566.000 no estudia ni trabaja ni busca trabajo, la mayoría es pobre, no ha terminado el secundario y la mayoría de los jóvenes jefes de hogar no accede a la vivienda propia y casi un 30% vive en condiciones de hacinamiento.

Al contrario de lo que buena parte del imaginario piensa sobre los NI-NI (ni estudian, ni trabajan), que son hombres jóvenes vinculados al consumo de drogas y el delito, el estudio revela que el 75 % de los "ni-ni" son mujeres que realizan tareas domésticas y habitan en hogares con menores de edad presentes.

Además, el 41% de estas mujeres es madre, con hijos de 3 a 4 años en promedio.

Según el trabajo de CIPPEC, mientras que en la región aumenta la edad promedio del primer embarazo, en la Argentina disminuye y el estudio visibiliza que el 12,3% de las jóvenes bonaerenses de entre 15 y 19 años es madre o está embarazada.

Otro de los datos del informe revela que entre 2004 y 2010 el consumo de tabaco decreció entre los 16 y los 24 años: pasó de 36,1% a 27,1% de prevalencia de vida; en cambio, entre los 25 y 34 se ha mantenido entre 34% y 37%.

En el mismo período se redujo el consumo de alcohol de 60% a 52,4% entre los 16 y los 24 años, pero aumentó entre los 25 y los 34 años con prevalencia de entre 52,1% y 57,5%.

Los jóvenes experimentan una situación mucho más precaria que el resto de la población en términos de empleo y vivienda. Además, se evidencia un importante desafío en la terminalidad educativa y en la maternidad adolescente.

"Estas cuatro cuestiones resultan cruciales en el tránsito a la vida adulta. Y, si los jóvenes (varones y, especialmente, las mujeres) siguen teniendo una situación relativamente desfavorable, dentro de unos años se verá el impacto de esta situación en términos de desarrollo, a través de la productividad económica y de la cohesión social, entre otros factores" indicó Gala Díaz Langou, coordinadora del Programa de Protección Social del CIPPEC.

"La Argentina no adhirió a la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes", afirmó Fabián Repetto, director del Programa y concluyó: "Y el país no tiene una ley nacional de juventud, como sí sucede en otros países de la región".