"Es el momento más importante de la historia del club"

Jueves 14 de agosto de 2014
Marcelo Tinelli fue el artífice del cambio que se produjo en San Lorenzo desde lo institucional y le permitió alcanzar su primera Copa Libertadores en lo deportivo, por lo que al momento de la celebración máxima, fue la representación de todos los "cuervos de ley" propagados por el mundo.

"Este es el momento más importante de la historia de San Lorenzo”.

Es algo maravilloso para la gente, para la dirigencia, para los jugadores y para este cuerpo técnico maravilloso con Edgardo Bauza a la cabeza. El es un entrenador de selección y yo me saco el sombrero ante él", destacó entre lágrimas Tinelli mientras a su alrededor el pueblo azulgrana estallaba de alegría.

"La semana que viene vamos a llevarle la Copa al Papa Francisco a Roma porque se lo prometimos. Y no me quiero olvidar de Julio Grondona, porque este triunfo es para él, que siempre me dijo que quería que ganáramos la Libertadores", refirió.

Y mientras los festejos se propagaban hasta la porteña y sanlorencista esquina de San Juan y Boedo, donde una multitud siguió celebrando hasta altas horas de la madrugada, el ex periodista deportivo y hoy importante empresario de espectáculos y conductor televisivo, también vicepresidente sanlorencista, siguió desgranando sus sentimientos.

"El Patón cumplió y acá hay un grupo de jugadores impresionante, porque son buena gente. Por ejemplo Mauro Cetto jugó desgarrado, pero quería estar. Y ojalá (Leandro) Romagnoli no se vaya a Bahía y desde ahora hay que empezar a analizar a Real Madrid para el Mundial de Clubes", avisó.

"En este momento se me vienen a la cabeza las imágenes de mucha gente, y de mi hijo Lorenzo, que vino con la Copa bajo el brazo.

Es bueno recordar todo lo que nos faltaba en su momento y lo que tenemos ahora", puntualizó.

Tras solicitar por enésima vez que los "que se quedaron afuera de esta fiesta" lo perdonaran, siguió extendiendo sus conceptos y le repitió a Bauza a través de un canal de televisión todos los elogios que previamente había vertido sobre él.

"Este es el sueño de nuestros padres y nuestras familias. No lo puedo creer. También recordamos a Juan Antonio Pizzi y como nos sorpendió su alejamiento, como así también el momento en que junto al presidente Matías Lammens y el director deportivo Bernardo Romeo decidimos inclinarnos por Bauza para afrontar este camino hacia un sueño del que todavía no caigo. No lo puedo creer", concluyó.