González Fraga: “Va a haber mucho más cepo al dólar”

El economista Javier González Fraga analizó junto a Ari Paluch el escenario económico a raíz de las últimas medidas del Gobierno.
Jueves 14 de agosto de 2014
¿Qué está pasando con las últimas medidas económicas?
Hay una lógica política que es tan importante como la lógica económica. Hoy lo que mucha gente cree es que el Gobierno está privilegiando la levantada en las encuestas; el relato por encima de la gestión. Acá hay dos integrantes de un equipo, por un lado Fábregas, que estaba encargado de imponer racionalidad y que la situación económica sea lo mejor posible hasta diciembre. Por el otro lado Kicillof, que tiene la función de preservar el relato, porque Cristina se quiere ir con parte del electorado ya que no se va a retirar de la política. Entre estas dos políticas tenía que haber cierta coordinación. En el último mes ha prevalecido el relato sobre la racionalidad. Parecería que además de transitar el default, quieren lucrar políticamente con él. Bajar la tasa de interés un punto no cambia demasiado las cosas pero es una señal totalmente en contra. En este contexto, si tiran plata al mercado se va al dólar. La gente no quiere invertir porque no hay consumo. Creo que es equivocado lo que están haciendo porque va a alentar la especulación.

¿Al ritmo de los últimos días no se hará interminable el año político?
Coincido, va a haber violencia social y sindical. Pero desde el punto de vista económico va a ser muy importante ver si se va o se queda Fábrega, porque si se queda está claro que lo que quieren es transitar estos cinco meses pero después van a salir a los mercados. Si el ministro Kicillof dijera que tiene intención de volver a los mercados tranquilizaría a la plaza financiera.

¿Estamos en una situación como la de diciembre?
Estamos mucho mejor.

¿Se viene una devaluación?
No, eso sería suicida porque sería una invitación a que Moyano reabra las paritarias y ponga otra vez al país a debatir todos los salarios. Yo creo que va a haber mucho más cepo al dólar. La transición va a ser complicada pero no apocalíptica.