Bajó 74 por ciento la inversión brasileña en la Argentina

Pasó de 247 millones de dólares en 2013 a 64 millones de dólares, según el Banco Central brasileño. En el país vecino dicen que "Brasil está buscando otro socio estratégico" debido al cierre de importaciones por parte de nuestro país.
Sábado 16 de agosto de 2014
La inversión brasileña directa en la Argentina cayó 74 por ciento en el primer semestre del año y pasó de 247 millones de dólares en 2013 a 64 millones de dólares.

Los datos provienen del Banco Central del vecino país que publicó O Estado de Sao Paulo y que fueron reproducidos por un matutino argentino.

Por su parte, Dante Sica, titular de la consultora Abeceb.com recordó que "en un momento, para Brasil, la Argentina era el principal destino de la inversión en el exterior".

"Es claro que el riesgo regulatorio empezó a despertar ruido en los últimos años. Después se complicó la importación, hubo problemas con la disponibilidad de divisas y ahí se empezó a frenar. Brasil está buscando otro socio estratégico en inversiones", manifestó el analista.

Por ahora, Chile recibió 146 millones de dólares en el semestre mientras que a Perú llegaron desde Brasil 42 millones, pero Sica destaca que en Argentina se "frenó la nueva inversión", pero "no hay una retirada masiva".

Lo obstante, el economista aclaró que "si un país no es confiable como proveedor por ejemplo en la producción de autopartes para Brasil, si tiene problemas de costos logísticos, las empresas buscan otros destinos".

En el rubro de los hidrocarburos, la firma brasileña Lupatech que provee servicios y equipamientos para el sector petrolero y de gas decidió reducirse en el país.

Así, por 32 millones de dólares vendió sus filiales locales al fondo argentino Sophia Capital y esta situación se emparenta con la venta otra vez de activos de Petrobras.

Otros casos que se pueden cuantificar son el freno del frigorífico Estancias del Sur de la brasileña Marfrig, el retiro de la minera Vale y el cierre de la planta de sanitarios Deca Piazza en 2013.

Pero los argentinos tampoco la pasan bien del otro lado de la frontera, por ejemplo, Agrometal la fabricante de sembradoras argentinas debió cederle la planta que había instalado en Rio Grande do Soul debido a los inconvenientes para girarle divisas desde la Argentina.

La constructora argentina Contreras tiene a su filial en Brasil en concurso de acreedores con un pasivo de 50 millones de reales, es decir 22 millones de dólares.

Es que la compañía que realiza tareas de ingeniería para Petrobras debió acceder a préstamos a efectos de financiar sus operaciones, pero los pagos de la petrolera estatal se demoraron y complicaron su situación financiera.