“Justicia decidirá sobre la pareja que crió a mi nieto”

Domingo 17 de agosto de 2014
Estela de Carlotto, presidenta de la organización Abuelas de Plaza de Mayo, dijo que será la justicia argentina quien decida sobre la pareja que crió a su nieto Guido, robado durante la dictadura (1976-1983), en una entrevista publicada el domingo por la prensa española.

“Cualquiera que anota como hijo propio a un chico que no es propio está cometiendo un delito", recordó De Carlotto en una entrevista al diario español El País.

"En el caso de Guido", el nombre que la hija de Carlotto, Laura, dio al niño al nacer antes de ser asesinada, "tendrá que ver la inocencia por su cultura, la situación, el patrón... esos son atenuantes".

De Carlotto recordó que en este caso se trata de peones de campo, donde "es común entregar a los chicos". "A este matrimonio alguien, el patrón, le trajo el bebé. Les dijo: tomen, ustedes que no tienen hijo, y nunca le digan que no son los padres", añadió. Esclarecer lo ocurrido le corresponde ahora a la justicia.

"Yo, si se comprueba la inocencia en cuanto a no dimensionar que anotarlo era delito, porque eran gente sin cultura, no los condeno", señaló. "Pero también hay un fundamento: lo criaron bien, con amor", señaló. "Mi posición es ésa, pero la Justicia no va a decir lo que yo digo, va a hacer lo que corresponde", concluyó.

Ignacio Hurban, buscado durante 36 años como Guido Carlotto - por dudas sobre la identidad de su padre- se sometió hace tres semanas voluntariamente a un estudio de ADN que lo confirmó a principios de la semana pasada como nieto de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Estela de Carlotto se reunió la semana pasada con él por primer vez.

"Yo tenía miedo de dónde estaría viviendo, con quién, cómo lo tratarían y qué efecto tendría sobre él el maltrato si lo hubo", confesó. "Pero siempre lo concebí así como es, tal cual".

Desde el primer día le avisó de que lo llamaría Guido porque "por 37 años" lo buscó "como Guido". Según ella, él le contestó que se va a llamar Ignacio Guido.