Viudas e Hijos del Rock and Roll es Graduados 2

Martes 19 de agosto de 2014

Terminó la espera, empezó VIUDAS E HIJOS DEL ROCK AND ROLL. La nueva ficción de Sebastián Ortega vio la luz en medio de un buen recibimiento del público. Promedió.... puntos en la noche del lunes 18 de agosto y fue lo más visto del día. Es la gran apuesta de Telefe para competir con su rival de siempre en el prime time.

Y en la primer emisión, logró quedar como lo más visto del día con un promedio de 21.3 puntos de rating, dejando segundo a ShowMatch con 20.4. Detrás, quedó Camino al amor
con 13.7, Telefe noticias (2ª) con 13.2 y Sres. Papis con 11.5.

En competencia, Ortega logró duplicar a Guapas y Tinelli. Logró así su segundo triunfo frente al conductor que apuesta al Bailando, en una rivalidad que ya es un clásico.

¿Qué preparó el productor después de GRADUADOS, su gran éxito televisivo? Justamente, lo que tanto le pidieron: GRADUADOS 2. Más allá de las similitudes temporales, la base estructural es la misma. Una ficción con mucho flashback y el condimento musical para deleite de los oídos.

Parecidas y con algunas diferencias, las tiras de Underground apuestan a un mismo público, el que vivió esa etapa generacional. La primera se ambientó en los '80. Esta nueva tira recrea los '90. Y se cambia el disco de fondo.

El primer capítulo inició con imágenes de Villa Gesell en 1992 y el “Ji Ji Ji” de los Redonditos de Ricota. Rody (Lalo Mir) Pipo (Mex Urtizberea), socios, anuncian la fiesta de la “Z Rock” en la playa donde cientos de adolescentes esperan con ansias. Ratones Paranoicos, Fabulosos Cadillas, el Flaco Spinetta. Una bella banda de sonido.

Como suele pasar, en toda celebración playera, nace el amor. Miranda (Paola Barrientos) y Diego (Damián de Santo), se miran mientras cantan “Seguir viviendo sin tu amor”. VIUDAS E HIJOS trata los amores de verano. GRADUADOS hacía lo propio con el secundario y el Viaje de Egresados. Del ayer se pasa al hoy, después de un tatuaje y una promesa: no pasarse los teléfonos y volver a encontrarse el 14 de febrero en el Obelisco. La música es la gran protagonista en casi todo momento: Attaque 77, Babasónicos, Man Ray, Andrés Calamaro, Divididos.

Pero toda relación puede quedar truncada cuando aparecen imprevistos. Lo que parecía ser un bello reencuentro de dos enamorados termina cambiando el rumbo de sus vidas. Un casette sobre el suelo, mojado, es el gran protagonista. Lo había sido también cuando Loli y Andy hicieron el amor en la combi y sonaba El Corazón Delator de Soda Stéreo. La lluvia, un accidente de tránsito al muchacho, un choque de una bicicleta a la joven y una caída sobre el auto de otro protagonista que promete que se va a “enderezar” si ella se salva y sale del hospital: Segundo (Juan Minujin).

…22 años después, en la radio, Pipo anuncia la muerte de Rody. El locutor ícono referente del rock nacional “se fue para siempre”, pero dejó una herencia que será compartida entre sus viudas Gabriela (María Leal), Sandra (Julieta Ortega), sus hijas Miranda y Vera (Celeste Cid) y el rock and roll. Suenan Catupecu Machu y Kiss.

La protagonista se entera de la muerte de su padre en la boda de su cuñado, donde no faltan figuras de la farándula de elite como Paula Colombini, Mora Furtado, Mónica Gonzaga y Elena Fortabat. Ella está casada con Segundo, que cumplió con su promesa de dejar el pasado atrás y formar una familia de ficción como las tradiciones familiares se lo imponían. Se conmueve por la noticia inesperada. Luego se entera que tiene una media hermana, de alguna relación ocasional de su padre.

Del casamiento se pasa al funeral rockero de Rody donde no faltan Hilda Lizarazu y su Man Ray, Juanse de los Ratones Paranoicos, Douglas Vinci, La Bersuit, Sandra Mihanovich, Alejandro Lerner, Virus, B.B. Sanzo.

Diego, por su parte, nunca se separó de Rama (Fernán Miras), su amigo de hace años. Prepara su boda con Susana (Griselda Siciliani). Cuando ve en televisión a Miranda corre a buscarla para explicarle por qué no se vieron en el Obelisco hace más de dos décadas. Vive con su madre y el novio de ella, Georgina Barbarossa y Marcelo Mazzarello que desfila con su tanga aleopardeada por toda la casa.

El drama se vive con mucha diversión, mientras Diego busca el reencuentro con Miranda que se ve otra vez frustrado... pero por impedimento de los hombres de seguridad que no lo dejan ingresar al funeral donde la voz de Pappo canta “Juntos a la par”. Le pide ayuda a Iván Noble (guiño de Ortega con su ex cuñado) para entrar al lugar, pero no podrá acercarse a su gran amor.

Dame más música: Charly García, Pedro Aznar y La Renga. Finalmente, el reencuentro se dará gracias a Vera. Sin quererlo, Miranda y Diego se cruzan, Fito Páez endulza el momento con “El amor después del amor”.

Los enredos hacen que la vida vuelva a unirlos, como también pasó en la historia de amor de Loli Falsini y Andrés Goddzer. Las comparaciones son inevitables, porque muchos de los protagonistas de GRADUADOS también son parte de esta tira. Y se suman grandes nombres De Santo, Cid, Minujin, Siciliani, Fernan Mirás, Mir, Antonio Birabent, Ludovico di Santo, Leal, Luis Machin, Veronica Llinás, Hugo Arana, Maju Lozano, Darío Lopilato, Nicolás Francella, Darío Barassi y más.

¿Qué se puede esperar de VIUDAS E HIJOS? Mucha diversión gracias a los guiones y las interpretaciones del gran elenco. Con unos términos propios de esas épocas en los diálogos y una ambientación que acompaña. Otra vez la música será determinante en las escenas y la importancia de la amistad quedará reflejada en la relación que une a Diego y Rama. Antes, habían sido Loli-Vicky y Andy-Tuca-Vero.

Lo mejor vendrá en los flashbacks y habrá que ver qué elige el equipo de Underground para esta tira. Pondrá a prueba el recurso Graduado pero intentará distanciarse del gran éxito en busca de otra aprobación del público. Por lo pronto, la primera frase ya se pegó en la audiencia: “Te amo, boludo”.

Por Claudia Seta
Lic. en Comunicación Social - Periodista
@setaclaudia