Lear asegura que no va a reincorporar a los despedidos

El Director local de la multinacional autopartista, Antonio Marín opinó que "el conflicto empieza cuando la comisión interna decidió no responder a su sindicato de origen que es SMATA".
Martes 19 de agosto de 2014

El director de la autopartista LEAR, Antonio Marín, ratificó hoy que la intención de la empresa es "no" reincorporar a los 61 despedidos de la planta ubicada en la localidad bonaerense de General Pacheco, que volvió a funcionar "normalmente" tras más de veinte días de inactividad por conflictos sindicales.

Marín aclaró que LEAR "no tiene nada que ver con el caso de la empresa Donnelley", la imprenta multinacional estadounidense que cerró su fábrica, ya que la autopartista "tiene capacidad de producir y ha invertido en los últimos años 82 millones de dólares".

"La planta abrió hoy a las 6, ingresaron 525 personas, antes de la producción la gente primero tomó un desayuno, hemos hablado con ellos y las líneas se encendieron normalmente", indicó el ejecutivo.

Marín expresó que cuando los delegados decidieron "no responder al sindicato SMATA, a partir de ahí la vida se hizo imposible".

"Es una planta que tiene trabajo", subrayó el representante empresarial, quien admitió que el principal cliente de LEAR "se vio forzado a importar" debido a los constantes problemas gremiales que frenaron la producción.

Marín recalcó: "La comisión interna nunca se sentó a charlar con nosotros, le interesa el conflicto. Hay que pensar que los ex delegados no responde al SMATA pero sí responde a un partido político".

"Ellos están haciendo campaña política de alguna manera", apuntó el ejecutivo de la autopartista, quien sin embargo aclaró que "los cuatros ex delegados entraron hoy a trabajar" a la planta.

Respecto a los despedidos, Marín explicó que hay 60 personas "desvinculadas por varios motivos".
"Están afuera, se le ofrece el 100 por ciento de la indemnización y más un extra de ocho sueldos. De las 60, la mitad yo diría que podrían aceptar en estos días, se está conversando", señaló.

Al ser consultado si hay alguna alternativa a que estos cesanteados vuelvan a ser empleados de LEAR, Marín respondió: "No, la intención es no reincorporarlos".

El 28 de mayo último, Lear suspendió por tiempo indeterminado a 330 trabajadores, tras lo cual decenas de esos operarios recibieron telegramas de despido, lo que derivó en varios cortes de la autopista Panamericana, algunos de los cuales fueron reprimidos por fuerzas de seguridad.

Después de uno de esos enfrentamientos, la compañía decidió bajar las cortinas hasta que el gobierno nacional y provincial garantizara la seguridad de la planta y sus empleados.

En esa planta, Lear produce mazos de cable que vende a empresas automotrices, principalmente a Ford.