Utilizan escuela abandonada como búnker de drogas

En un edificio donde funcionó un colegio privado se juntan jóvenes a comercializar, consumir estupefacientes y también a practicar tiros.
Martes 19 de agosto de 2014
Un colegio abandonado de Temperley es utilizado por jóvenes como búnker de drogas y también para practicar tiros para luego delinquir, según denuncian vecinos de la zona que están preocupados por la desatención de la Municipalidad de Lomas de Zamora.

El Instituto Modelo Saint cerró sus puertas en 2003 por quiebra, y a pesar de que un grupo de ex alumnos presentaron un proyecto a la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires para expropiar el establecimiento, el imponente edificio ubicado en Esmeralda 547 está venido a menos, con plantas que crecieron en las paredes, techos destruidos y aulas maltrechas por la humedad.

Pero comenzó a preocupar más cuando todas las noches ingresan varios jóvenes a consumir estupefacientes y también comercializarlos, por lo que se ha acrecentado el nivel de inseguridad en toda la zona.

"Es un aguantadero", afirma Diego, que vive a pocas cuadras con su familia y describe que la fisonomía del barrio cambia cuando cae el sol: "A la noche es una zona peligrosa, es de pandillas".

La puerta de Instituto fue forzada y por ahí ingresan todos los días los delincuentes que han destrozado el interior con pintadas como: "¡Viva Temperley y las sustancias!".

Pero no quedó sólo en grafitis, el mobiliario que quedó fue en algunos casos incendiado, se han robado las puertas y pupitres.

"En el patio es donde practican tiros y toman mejor puntería para poder robar", señala Diego.

Tras el cierre definitivo en 2003 por deudas imposibles de pagar para la empresa, se intentó recuperar las instalaciones con un proyecto enviado a la Cámara de Diputados.

"El presente proyecto pretende dar respuesta a un prolongado reclamo de los vecinos de Temperley, que es la instalación en la zona un Instituto Público de Formación Técnico Profesional destinado a especializar a los estudiantes en áreas de conocimiento técnico y de una Guardería y Jardín maternal de carácter público destinado a brindar un servicio adecuado y confiable a las madres trabajadoras del lugar", pidieron en la misiva.

Sin embargo el tiempo transcurrió y nada se hizo con la antigua escuela que se convirtió en un refugio para la delincuencia.

"La policía no es el problema. Nosotros pertenecemos al Municipio de Lomas de Zamora, el cual está la Secretaría de Seguridad y el CPU que tiene mal divididas las cuadrículas y no hay patrullaje preventivo" aseguran los vecinos, que en muchos casos abonan mensualmente a una firma de seguridad privada para que recorra con un movil todo el lugar pero no tiene autonomía para ingresar.