El Indec reconoce la economía estancada

No tuvo cambios en junio último comparado con igual mes del 2013. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) arrojó un leve aumento del 0,3 por ciento, comparado con mayo último.
Miércoles 20 de agosto de 2014
La economía argentina no tuvo variación en junio último con relación a igual mes del año anterior, con lo cual la economía se encuentra técnicamente en recesión, al alcanzar dos trimestres consecutivos sin crecimiento.



Según informó esta tarde el INDEC, el Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) arrojó un leve aumento del 0,3 por ciento comparado con mayo último.



La actividad económica en el primer trimestre del año había caído 0,2 por ciento, y con la nula variación de junio, también tendrá un indicador negativo en el segundo trimestre.



En abril pasado el indicador había arrojado una baja del 0,7 por ciento y en mayo el retroceso había sido del 0,2% en forma interanual, con lo cual se alcanzaron dos trimestres de indicadores negativos.



Tras el segundo trimestre del 2013, que había tenido un crecimiento del 5,5, la economía entró en un proceso de desaceleración al bajar al 3,4 por ciento en el tercer trimestre y al 1,4 en los últimos tres meses del año anterior.



El retroceso de la industria, el comercio, el transporte y la construcción aceleraron aún más la desaceleración en el segundo trimestre de este año.



Estacionalmente, en el segundo semestre del año, por la baja del sector agropecuario, el impacto de la crisis de la deuda y la menor actividad de sectores clave, se espera que la economía siga desacelerándose.



La actividad industrial ya acumula un año de retroceso en la medición interanual, afectada principalmente por el pobre desempeño del sector automotor debido a la menor demanda de Brasil y a una caída en las ventas domésticas.



La industria de la construcción acumula cinco meses de baja, y en el primer semestre la economía ya computó la producción agraria.



La inflación, que golpea el poder de compra de los consumidores, mostró su impacto en los indicadores de consumo, y la menor actividad económica también se reflejó en los indicadores de desocupación que ayer difundió el INDEC.