Carlotto: "Hoy Ana Libertad recupera su identidad"

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo confirmó un nuevo hallazgo, tras el de su propio nieto Guido. La joven es familiar de Alicia "Licha" Zubasnabar de De la Cuadra, una de las fundadoras de la entidad.
Sábado 23 de agosto de 2014
La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo confirmó que fue hallada la nieta número 115, hija de Elena de la Cuadra y nieta de Alicia “Licha” Zubasnabar de De la Cuadra, una de las fundadoras de la entidad de derechos humanos.

Emoción en la sede de Abuelas por la restitución de la Ana Libertad

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, destacó que "Ana Libertad recuperó su identidad", al anunciar junto a familiares y nietos recuperados el hallazgo de la nieta 115, hija de Héctor Carlos Beratti y de Elena De la Cuadra, que es, a su vez, nieta de la primera presidenta de Abuelas, Alicia “Licha” Zubasnabar de De la Cuadra.

"Elena y Héctor llamaron a su hija Ana Libertad. Hoy ella logró adquirir ese bien tan preciado que sus padres le desearon con su nombre: bienvenida Ana a tu libertad", leyó Carlotto ante los medios y todos aquellos que fueron a presenciar la nueva buena noticia anunciada por las Abuelas.

Desde la sede de Abuelas, ubicada en Virrey Cevallos 592, Estela recordó a la abuela “Licha” como aquella que durante la dictadura puso su casa para que allí se realizaran las primeras reuniones que más tarde darían paso a la conformación de lo que hoy es Abuelas de Plaza de Mayo.
Licha falleció en junio de 2008 “sin abrazar a su nieta”, lamentó Carlotto.

Alicia de De la Cuadra tenía dos hijos desaparecidos: primero sufrió la de Roberto José y tiempo después fue detenida, embarazada de cinco meses, Elena.

Mediante la lectura del comunicado del organismo, la titular de Abuelas manifestó que “Elena y Héctor militaban en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) y fueron secuestrados por la Policía Bonaerense el 23 de febrero de 1977 en La Plata”. Ambos estuvieron detenidos en la Comisaría Quinta, donde nació su hija, a la que llamaron Ana Libertad.

La nieta de Licha hoy vive en el exterior y la causa a través de la cual se logró determinar su verdadera identidad se inició por medio de una denuncia anónima que una persona envió por mail a Abuelas.

Tras la denuncia, siguieron las investigaciones que desarrolló la Cómisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) y la Unidad Especializada en Casos de Apropiación de Niños durante el Terrorismo de Estado, de la Procuración General de la Nación.

Al enterarse de la existencia de la causa, la joven accedió voluntariamente a realizarse el análisis genético.

Desde Abuelas de Plaza de Mayo destacaron que este es el primer caso investigado por la unidad especializada en apropiación que finaliza con la restitución de identidad de una nieta.

Y resaltaron “la coordinación de distintos organismos del Estado que trabajaron mancomunadamente para la resolución de este delito de lesa humanidad”.

Abuelas también detalló que la extracción de sangre se produjo el 25 de abril de este año a través del Consulado del país en el que reside Ana Libertad y la muestra llegó el 8 de mayo a la Argentina.

La muestra de ADN fue recibida por la Dirección de Derechos Humanos de la Cancillería y remitida al Banco Nacional de Datos Genéticos (BNDG) para efectivizar el estudio.

Estela precisó que “este no es el primer análisis de extracción que se hace en el exterior”, pero si la primera vez que los análisis afirman la recuperación de un nieto que se hace el examen genético fuera del país, por lo que resaltó la intervención y el trabajo que desempeña la Cancilleria argentina.

La nieta de Licha “estaba ansiosa por saber su identidad” contó Carlotto, quien detalló también que la joven ya se comunicó con sus tías, que actualmente viven en La Plata y que “están muy conmovidas”.

Finalmente, Estela pidió a los medios que realicen un “trabajo responsable” para que la investigación se siga desarrollando de la mejor manera y se despidió “hasta el próximo nieto”, mientras abuelas, nietos recuperados expresaban a coro: “detenidos desaparecidos, presentes”.

Acompañaron a Estela de Carlotto, la coordinadora de la Conadi, Claudia Carlotto; el coordinador de la Unidad especializada para casos de apropiación de niños durante el terrorismo de Estado, Pablo Parenti; la titular de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Taty Almeida; los abogados del organismo, y los nietos recuperados Victoria Montenegro, Horacio Pietragalla y Pablo Gaona Miranda, entre otros.