Identifican yihadista sospechoso de matar al periodista

El servicio de contraespionaje británico MI5 y el servicio de espionaje MI6 revelaron que quien supuestamente decapitó al periodista norteamericano es conocido por otros militantes extremistas como "Jihadi John".
Domingo 24 de agosto de 2014
Los servicios secretos del Reino Unido identificaron al yihadista británico sospechoso de haber asesinado al periodista estadounidense James Foley, según informó hoy el diario dominical The Sunday Times, citando a fuentes oficiales anónimas.

De acuerdo con esas fuentes del gobierno británico, el servicio de contraespionaje británico MI5 y el servicio de espionaje MI6 revelaron que el yihadista de origen británico que supuestamente decapitó al periodista norteamericano es conocido por otros militantes extremistas como "Jihadi John".

Si bien las fuentes oficiales citadas no aportan detalles sobre ese individuo, el periódico indica que un sospechoso clave es Abdel-Majed Badel Bary, de 23 años, un joven que abandonó su domicilio familiar en el barrio londinense de Maida Vale, en el oeste de la capital británica, el pasado año.

El asesinato de Foley, de 40 años y que fue secuestrado en Siria en noviembre de 2012, fue divulgado en un vídeo en foros yihadistas por el grupo Estado Islámico (EI), la milicia extremista que en el último año se alió con grupos armados locales para tomar el control de gran parte del norte de Siria y del norte y el oeste iraquíes.

En el video de la decapitación se puede escuchar al ejecutor de la decapitación del periodista hablando inglés con acento británico.

En declaraciones al mismo diario, el canciller británico, Philip Hammond, sentenció que el supuesto origen británico del yihadista que asesinó a Foley supone una "absoluta traición" a los valores del país.

Hammond indicó que su gobierno invierte "recursos significativos" para erradicar lo que tildó de "barbarie ideológica" y que, según señaló, podría amenazar al propio Reino Unido.

Los servicios secretos británicos y la policía estiman que cada mes unos 20 extremistas británicos deciden ir a Siria o Irak para luchar en las filas de EI, según informó la agencia de noticias DPA.

Actualmente Londres estima que unos 500 británicos estarían peleando en esos países. La mayoría viaja a la región a través de Turquía.