River fue una máquina y goleó a Godoy Cruz

Fue triunfo por 4 a 0 sobre Godoy Cruz, con goles de Sánchez, Teo Gutiérrez (2) y Mora. El equipo de Núñez, último campeón del fútbol argentino, volvió a dejar una gran imagen a sus hinchas con una tarea rutilante.
Domingo 24 de agosto de 2014

River Plate tuvo una noche espléndida en el Estadio Malvinas Argentinas, en Mendoza, donde goleó a Godoy Cruz por un impactante 4-0, un resultado que le permite escoltar a Vélez Sarsfield a dos puntos de distancia.

En el marco de la tercera fecha del Torneo de Primera División, ya en el primer tiempo el equipo de Marcelo Gallardo se imponía 3-0 por las conquistas de los uruguayos Carlos Sánchez y Rodrigo Mora y la del colombiano Teófilo Gutiérrez.

Pero Teo todavía se hallaba en condiciones de hacer nuevos aportes al juego y a la red y en el minuto 18 del segundo período le puso la firma al 4-0 al culminar una hermosa combinación con el juvenil Tomás Martínez.

Durante la primera etapa River fue tan superior que hasta dispuso de escenas como para aumentar la diferencia en el marcador. River resolvió el cotejo de entrada porque supo aprovechar todos los errores de la defensa local, pero lo hizo con una notable muestra de juego asociado.

El elenco Millonario, ya a los 4 minutos, se puso en ventaja con una destacada maniobra colectiva coronada por un remate perfecto de Sánchez.

Dos minutos después, Teo Gutiérrez quedó solo tras una pifia de Sebastián Moyano y nada más tuvo que empujar la pelota para marcar la segunda conquista.

Godoy Cruz reaccionó tratando de recuperar el orden y Rubén Ramírez obligó a una lucida atajada de Marcelo Barovero.

Pero al llegar al primer cuarto de hora, Leonardo Pisculichi mandó el centro, la defensa tombina se durmió y Mora no tuvo problemas para determinar el 3-0.

A partir de entonces el equipo de Núñez tuvo varios minutos de amplio dominio y desperdició un par de ocasiones para ampliar el tanteador.

Recién pasada la media hora el local logró recomponerse, sobre todo en el medio, y presionó en el campo visitante buscando el descuento, pero le faltó la profundidad y la precisión necesarias para quebrar a la firme defensa riverplatense.

En la segunda parte River sí incrementó la ventaja porque Teo definió con calidad una maniobra que elaboró con Tommy Martínez como asociado.

En definitiva, River disfrutó de una jornada impecable, porque exhibió solidez, equilibrio e idoneidad para manejar el balón y depositarlo en el fondo de la valla contraria.

Godoy Cruz fue todo lo contrario, porque no encontró durante los 90 minutos fórmulas favorables y se lo vio extremadamente frágil a la hora de defenderse.

El Tomba sufrió la expulsión del defensor Guillermo Cosaro, a los 33 minutos de la segunda mitad por doble amonestación, pero para entonces ya todo había quedado plenamente resuelto en favor del único grande del fútbol argentino que dispuso de un fin de semana reconfortante.