Bariloche: sufrió un grave accidente en viaje de egresados

Tuvo una fractura de vértebra durante una excursión con camionetas 4x4 y su madre denunció penalmente a las empresas responsables.
Jueves 28 de agosto de 2014
Una estudiante porteña que se encontraba en viaje de egresados en San Carlos de Bariloche sufrió una fractura de vértebra durante una excursión con camionetas 4x4 y su madre denunción penalmente a las empresas responsables.

La lesión, que mantenía a la chica internada en la ciudad cordillerana a la espera de ser trasladada a Buenos Aires, la recibió mientras era llevada en una camioneta 4x4 en una excursión del tipo "aventura" y sin la posibilidad de colocarse un cinturón de seguridad.

La joven, llamada Camila, estudia en la Escuela Media 2 de Parque Avellaneda, sobre la cual existe una puja para renombrarla como "Che Guevara", y la denuncia de su madre se dirigió a la empresa Upcgrade y del complejo El Rebenque, donde se llevó a cabo la excursión.

La joven permanecía internada en el Hospital Privado Regional tras sufrir una fractura en la tercera vértebra lumbar, por la que deberá ser sometida a una implantación de prótesis, además del aplastamiento de otras tres.

Camila, junto a otros 13 chicos que integran el contingente porteño, participaban de una excursión com camionetas 4x4 cuando recibió un fuerte golpe que le provocó la fractura, de acuerdo con la información publicada por el diario Río Negro.

En la presentación penal, en la que la madre de la joven habla de "negligencia" por parte de las empresas, se detalla que las camionetas no tenían cinturón de seguridad y "los asientos se movían".

Según indicó Camila, todo ocurrió durante la excursión llamada "4x4 night", que "simula una excursión de montaña con rocas y pozos, es de riesgo y aceleración y todo el tiempo te incentivan y preparan para que estén desaforados y pidan más velocidad".

"Iba sentada sobre un cojín y le dije al chofer que no había cinturón de seguridad a lo que me respondió: no importa, te vas areventar igual y empieza a manejar zarpado, con una aceleración que nos hacía saltar para todos lados", contó.

Según contó, los chicos le pidieron al chofer que baje los decibeles pero hizo caso omiso.

En uno de los pozos que agarró salí impulsada hacia y luego caí de lleno sobre el metal porque los asientos se habían volado y ahí sentí que no podía respirar del dolor".