"Se responderá el pedido de informes por narcotráfico"

"Todo requerimiento judicial debe ser respondido debidamente. Pero obviamente no creemos que haya ningún vínculo. En la Casa Rosada hay un conmutador que puede hablar cualquier empleado de cualquier nivel, por lo cual hay que ver...", señaló el jefe de Gabinete.
Sábado 30 de agosto de 2014
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró que será "respondido debidamente" el informe solicitado por la jueza federal María Servini de Cubría respecto de los cruces de llamadas entre teléfonos de la Casa Rosada y narcotraficantes.

El último viernes, Servini de Cubría confirmó que en la causa que investiga el tráfico de efedrina hay "entrecruzamientos de algunos llamados entre teléfonos de la Casa Rosada con algunos narcos" y que le había solicitado informes al respecto al secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli.

"Todo requerimiento judicial debe ser respondido debidamente. Pero obviamente no creemos que haya ningún vínculo. En la Casa Rosada hay un conmutador que puede hablar cualquier empleado de cualquier nivel, por lo cual hay que ver...", señaló Capitanich este sábado a un matutino porteño.

El jefe de ministros se pronunció así durante una visita a Bariloche, donde se mostró junto al presidente del bloque de senadores del oficialismo y precandidato a gobernador de Río Negro, Miguel Ángel Pichetto, durante la despedida del satélite ARSAT 1.

La jueza Servini de Cubría procesó al extitular de la Sedronar José Granero y a funcionarios a su cargo, al acusarlos de haber habilitado el ingreso de más de 40 mil kilos de efedrina que se desviaron al narcotráfico.

Al dictar el procesamiento, la magistrada señaló que estaban registrados los contactos telefónicos entre los acusados de ingresar efedrina, funcionarios de la Sedronar, Casa Militar y Presidencia, uno de ellos el empresario Alfredo Abraham, dueño de Farmacéuticos Argentinos, condenado este viernes a 11 años de prisión: las comunicaciones se realizaron el 23 de febrero, el 3 de abril y el 29 de mayo de 2007.

También se investigan llamados que realizó el exsecretario de Granero, Miguel Zacarías: por entonces en la Rosada trabajaban dos de sus hermanos, Rubén (exjefe de Protocolo) y Luis Zacarías
(empleado de la secretaría privada de Presidencia), mientras que Máximo Rito Zacarías es ex empleado del PAMI. Todos ellos están en la mira de la jueza Servini de Cubría.

La magistrada firmó esta semana un oficio dirigido al secretario general Parrilli, para que informe qué funcionarios o empleados de la Rosada utilizaban las líneas que recibieron los llamados sospechosos y amenazó con allanar la sede de Gobierno en caso de no recibir respuestas.

El funcionario dio instrucciones de que se conteste el oficio, algo que sin embargo requerirá dos o tres días hábiles: "Como siempre, contestaremos el oficio en el plazo legal correspondiente", indicó Parrilli en declaraciones reproducidas por un matutino porteño.