Toma en Lugano: para el fiscal hubo "asociación ilícita"

Domingo 31 de agosto de 2014
El fiscal general adjunto de la ciudad, Luis Cevasco, insistió hoy con la existencia de una "asociación ilícita" detrás de la toma de un predio en Villa Lugano y apuntó contra los presuntos "organizadores" de la usurpación a quienes vinculo con el "movimiento Evita".

El funcionario judicial precisó que "en los últimos seis meses" se investigó a los presuntos organizadores de la toma y que, a raíz de las averiguaciones, se determinó que "uno de los organizadores, Marcelo Chancalay, no es indigente, tiene un corralón de materiales que contrata con el estado. Los otros, están directamente vinculados al Movimiento Evita".

Estas afirmaciones, surgieron de los allanamientos realizados en las viviendas de los sospechosos, señaló Cevasco en diálogo con radio Splendid y detalló que también se "interceptaron las comunicaciones, se hicieron análisis patrimoniales".

Los imputados enfrentan un juicio oral por el delito de usurpación que tiene una pena máxima de tres años de prisión, sostuvo el fiscal quien recordó que en el curso de la investigación "planteamos que estábamos ante una asociación ilícita y planteamos la incompetencia pero no nos hicieron lugar".

Asimismo, apuntó al Movimiento Evita porque, dijo, "prometía, como surge de las conversaciones telefónicas, materiales, realizar festivales para afianzar la toma, plata para Marcelo Ríos, uno de los organizadores de la toma, a cambio de que participara su gente de movilizaciones políticas".

Los vecinos de los terrenos linderos a la villa 20 que fueron tomados en febrero y desalojados el sábado 23 de agosto, sufrieron "amenazas", relató esta mañana el fiscal.

"Tenemos declaraciones de los vecinos del barrio que cuentan como los amenazaban en la medida que hicieran declaraciones públicas, los amenazaban para que se fueran de las casas frente a la toma, para que participaran de la toma", aseveró Cevasco.

En este sentido, analizó: "La toma se maneja con gente a la que se convence con promesas económicas y con gente a la que se presiona para que participe con situaciones de clientelismo".

"Hemos demostrado como estos organizadores de la toma, por ejemplo, manejaban listas de planes sociales que se quedaban ellos y al beneficiario del plan le quedaba menos del 30 por ciento y el resto se lo quedaban ellos", concluyó.