Se roban más de 200 celulares por hora en el país

Luego son vendidos en el mercado negro a la mitad de su precio. Los delincuentes obtienen entre 100 y 300 pesos por equipo.
Domingo 31 de agosto de 2014
Más de 200 celulares son robados por hora en la Argentina, en una modalidad que crece por día y donde los episodios son cada vez con mayor violencia, para alimentar un negocio ilegal que luego comercializa los equipos a menos de la mitad de precio.

Joan Manuel Gerez tenía 20 años, trabajaba como empleado en un complejo de cines y vivía con su esposa y dos hijos en una casa ubicada en la localidad de Burzaco.

El miércoles bajó del colectivo luego de su jornada laboral y fue asesinado de un balazo en el corazón, por delincuentes en moto que intentaron robarle el celular.

El caso lamentablemente no es aislado, ya que la modalidad de los asaltos que tienen como objetivo los equipos telefónicos se reitera con una frecuencia de 225 hechos por hora, publicó Diario Popular.

Margarita Domínguez, tía del joven asesinado, relató que el crimen se registró cuando "Joan volvía del trabajo en el colectivo 514, y se bajó en la parada de su casa", precisando que "su esposa le pidió por teléfono que compre una gaseosa, entonces fue al kiosco y ahí lo interceptaron dos pibes en moto, que le pidieron el celular".

"Fue todo en un segundo. Le pegaron un tiro que le entró por la zona de la tetilla izquierda. No le robaron nada. Mi sobrino quedó tirado en el piso", detalló.

En su relato, la mujer precisó: "Yo venía de mi trabajo en el colectivo de atrás, y vi a mucha gente amontonada. Me acerqué para ver qué pasaba y me di cuenta que era Joan".

"Por un maldito celular le destruyeron la vida a un chico trabajador, que no tomaba, no fumaba. Vivía para su esposa, para sus hijos. Estaba lleno de proyectos. Es mucha la bronca y la tristeza que sentimos", dijo Domínguez sobre el crimen ocurrido en la calle Viera al 1000, entre Prieto y Arenales.

La consultora Carrier y Asociados, que realiza informes sobre la industria de la telefonía celular, emitió un trabajo en el que se afirma que "tres años atrás, en la Argentina se robaban a los usuarios aproximadamente unos dos millones de celulares anualmente", agregando que "al no haber surgido desde entonces ninguna medida para evitarlo o disminuirlo y considerando el mayor valor promedio de un celular actual como consecuencia de la popularización de los smartphones, nada hace pensar que esa cifra haya bajado, quizás más bien lo contrario".

En sintonía con esa definición, la tía del joven asesinado en Burzaco señaló que "el teléfono celular le quedó en el bolsillo, y esto que le pasó a Joan viene ocurriendo todo el tiempo, incluso estos pibes que andan en una moto roja ya tuvieron otros hechos parecidos, de mucha violencia, pero los detuvieron y a los dos días ya estaban afuera".

Aunque parece abultada la cifra de 225 teléfonos robados por hora, o dos millones por año, se debe trazar la comparación con la cantidad de aparatos activos en el país, que ronda los 60 millones actualmente.

Sólo el año pasado se comercializaron unos 14 millones de equipos nuevos, en su enorme mayoría los denominados smartphones (teléfonos inteligentes), que tienen un costo importante. Hasta 300 pesos por equipo.

Se calcula que por un "smartphone", las bandas que roban teléfonos pueden recibir entre 100 y 300 pesos, comprados por "cuevas" donde los comercializan ya con otro chip y en perfecto funcionamiento.

Cuando los equipos son vendidos, tienen un costo que no llega a la mitad de su precio oficial.