Video que muestra la decapitación de Sotloff es auténtico

Miércoles 3 de septiembre de 2014
El gobierno de Estados Unidos confirmó que el video divulgado por el grupo Estado Islámico (EI), en el que se ve a un hombre enmascarado decapitar a un periodista estadounidense y amenazar con ejecutar también a un cautivo británico, es verdadero.

"Los servicios de inteligencia de Estados Unidos han analizado la reciente publicación de un vídeo mostrando al ciudadano estadounidense Steven Sotloff y han llegado a la conclusión de que es auténtico", dijo la vocera de la Agencia Nacional de Seguridad, Caitlin Hayden.

El video muestra al periodista estadounidense Steven Sotloff vestido con ropa de color naranja y arrodillado en un escenario desértico.

En las imágenes, el enmascarado condena los ataques de Estados Unidos contra posiciones del EI (un grupo yihadista sunita que opera en Irak y Siria) y seguidamente corta la garganta de Sotloff.

Luego, se muestra en la pantalla a un segundo cautivo, identificado como un ciudadano británico.

"He vuelto, Obama, y he vuelto por tu arrogante política externa hacia el Estado Islámico", dice el militante enmascarado en el video, hablando con lo que suena como acento típico de Londres.

La referencia a volver parece relacionarse con un video divulgado hace pocas semanas en que se muestra la decapitación del periodista estadounidense James Foley, quien también fue ejecutado por un hombre con acento británico y vestido de la misma forma.

El video sobre Foley había sido divulgado el pasado mes después que el presidente Barack Obama ordenara ataques aéreos contra el Estado Islámico.

Los ataques aéreos estadounidenses sobre las posiciones de EI continuaron después de la muerte de Foley, y más de 120 de esos operativos fueron realizados contra posiciones del grupo radical en las proximidades de la represa de Mosul, en Irak.

Sotloff se identifica en inglés y con calma explica que paga el precio por la política de Obama. Su ejecutor también habla en inglés. Había sido secuestrado en el norte de Siria el 4 de agosto de 2013. Su familia apenas reveló públicamente su cautiverio el pasado mes.