Asesinan a joven de 20 puñaladas y su hermana se arroja por el balcón

Los investigadores intentan determinar si fueron víctimas de delincuentes que ingresaron a robar o si se trató de un caso de conflicto familiar. La hermana de la víctima se encuentra internada con politraumatismos.
Miércoles 3 de septiembre de 2014

Una joven fue asesinada de 20 puñaladas y su hermana resultó herida al arrojarse de una ventana de un departamento del barrio porteño de Villa Soldati, y los investigadores intentan determinar si fueron víctimas de delincuentes que ingresaron a robar o si se trató de un caso de conflicto familiar.

Fuentes de la investigación aseguraron que el hecho ocurrió esta madrugada en un departamento del Barrio Los Colores, en Castañares entre Lafuente y Portela, en Villa Soldati, y la víctima fatal fue identificada por la policía como Gladys Vallejo (25), quien presentaba 20 heridas cortantes en su cuerpo.

En tanto, su hermana, de 27 años, resultó con politraumatismos al arrojarse desde una ventana y fue trasladada por una ambulancia del SAME al Hospital Piñero, donde permanecía este mediodía internada con custodia policial.

Según los investigadores judiciales y policiales, todo comenzó cuando los vecinos del edificio alertaron al teléfono de emergencias policiales 911 sobre el hecho de violencia en el lugar.

Esa zona del sur de la ciudad es custodiada por personal de Gendarmería Nacional, por lo que varios móviles de esa fuerza se movilizaron hasta allí y encontraron el cuerpo de una joven de 27 años con politraumatismos.

La joven fue auxiliada por personal del SAME que la trasladó en ambulancia al Hospital Piñero, dijeron las fuentes.

Luego, los investigadores accedieron al departamento de la joven y hallaron a su hermana, de 25 años, asesinada, tirada en medio de un charco de sangre en el living.

Los forenses que revisaron el cuerpo en el lugar determinaron que Gladys Vallejo presentaba al menos 20 heridas provocadas por un arma blanca.

Los pesquisas intentaban establecer ahora los motivos del hecho y mantienen dos hipótesis: una vinculada a un intento de robo y otra a un conflicto por cuestiones familiares.

Por eso, los peritos en rastros trabajaban esta mañana en el levantamiento de huellas en el lugar, ante la sospecha de que pudo haber ingresado una tercera persona al departamento.

En principio, los investigadores señalaron que no se encontraron faltantes en la casa, aunque aún aguardaban la llegada de otros familiares que pudieran informar si existía algún ahorro que pudiera estar escondido en algún lugar.

El hecho es investigado por la fiscalía de instrucción porteña 35, subrogada actualmente por Paula Asaro, y por el juzgado de instrucción 16, también subrogado por el juez Pablo Ormaechea.