El kirchenirsmo rechazó un proyecto de la oposición para suspender a Boudou

La iniciativa del radicalismo, que también era acompañada por otros bloques opositores, fue resistida por e jefe del bloque oficialista, Miguel Ángel Pichetto. Era para que el vicepresidente, que está procesado, deje de presidir las sesiones.
Miércoles 3 de septiembre de 2014
EL jefe del bloque oficialista, Miguel Ángel Pichetto, rechazó hoy el proyecto presentado por la oposición para que el vicepresidente Amado Boudou, que suma dos procesamientos judiciales, se aparte del cargo.

Acompañado por el resto de la oposición, el bloque de la UCR había presentado un proyecto de resolución que plantea "suspender en sus funciones al señor Amado Boudou en aplicación del artículo 55 de la Constitución" que le confiere al Senado "poder disciplinario".

"Presidente, usted forma parte del Poder Ejecutivo, no es un senador y además no vamos a habilitar el tratamiento sobre tablas del tema propuesto", sentenció Pichetto, en lo que fue su única intervención en el cruce entre oficialistas y opositores por la situación de Boudou.

El interbloque del Frente Amplio UNEN acompañó la iniciativa del radicalismo y, además, criticó en duros términos a Boudou, particularmente el cordobés Luis Juez, quien visiblemente molesto le reprochó al Vicepresidente que "pone en una situación incómoda" a todos los miembros de la Cámara alta.
"Su desprestigio lo traslada al Parlamento y no tiene derecho a hacernos pasar por este momento", sostuvo Juez y agregó: "Nos da la sensación de que a usted le importa tres bledos todo lo que decimos, lo que ocurre en la Justicia".

En la misma línea, su compañera de bloque Norma Morandini trazó un paralelismo y preguntó: "¿Irían a un sanatorio dirigido por un médico con mala praxis? ¿Mandarían a sus hijos a un colegio con un director acusado de abuso?".

El planteo de la senadora fue respondido con quejas por parte de algunos senadores oficialistas, como el santacruceño Pablo González, quien pidió "respeto al cuerpo del Senado" y señaló, además, que el proyecto presentado por la UCR no era válido porque Boudou no es un senador, sino un miembro del Poder Ejecutivo.

El mismo argumento utilizó el presidente del bloque oficialista, Miguel Ángel Pichetto, para rechazar el tratamiento sobre tablas de la iniciativa radical en una breve alocución en la que no respondió las críticas opositoras a Boudou ni defendió de forma expresa al Vicepresidente.

El punto más álgido del debate llegó por parte del misionero Salvador Cabral, aliado del oficialismo, quien le pasó facturas al radicalismo por hechos ocurridos en el pasado, como el bombardeo a Plaza de Mayo en 1955.

"Zavala Ortiz era un alto dirigente radical y participó de los bombardeos", recordó Cabral al tiempo que afirmó que "tienen las manos manchadas de sangre los radicales y los socialistas que los apoyaron".

Luego de un breve griterío en la bancada radical, el senador mendocino y presidente de la UCR, Ernesto Sanz, pidió "separar la valoraciones de los partidos políticos de las actitudes personales" y sostuvo que "no se trata aquí de valorar a los partidos políticos por las acciones de sus integrantes".

En esta oportunidad quedó en evidencia que el debate en torno a la situación de Boudou (respaldado por la Casa Rosada) empieza a afectar los humores del bloque oficialista, pese a mantener la mayoría que le permite sortear las embestidas opositoras.

Esto se vio cuando el oficialista José Mayans pidió la palabra y Pichetto, molesto, le dijo que no hablara e incluso le hizo una seña a Boudou para que no le habilitara el micrófono.

"¡Pero ellos dicen cualquier cosa!", le espetó Mayans a Pichetto, quien deseaba terminar rápido la discusión sobre Boudou para pasar al tratamiento del proyecto referido a la deuda externa.

En ese momento, el neuquino Marcelo Fuentes le dijo algo a Pichetto que no llegó a escucharse, y el jefe de la bancada oficialista mostró su hartazgo en un tono de voz que pudo escucharse en casi todo el recinto: "¡Si quieren háganse cargo ustedes de este bloque!".

Finalmente, Mayans no tomó la palabra y Pichetto cerró el debate de forma rápida: "Presidente, usted forma parte del Poder Ejecutivo, no es un senador y además no vamos a habilitar el tratamiento sobre tablas del tema propuesto".