Desautorizaron a las clínicas a cobrar copagos a afiliados

Así lo informó la Superintendencia de Servicios de Salud, tras la decisión de las prepagas sobre pagos extras por estudios médicos en distintos centros de salud.
Jueves 4 de septiembre de 2014
El Gobierno desautorizó a clínicas y sanatorios a cobrar sumas adicionales a los afiliados de las prepagas, tal como habían anunciado que empezarían a realizar desde el lunes, y aseguró que no permitirá que los beneficiarios se conviertan en "rehenes de intereses económicos".

La controvertida decisión unilateral de las clínicas de cobrar "copagos" a afiliados a prepagas generó un duro cruce entre la Superintendencia de Servicios de Salud, entidades de usuarios y cámaras que agrupan a empresas de salud y a sanatorios.

En un comunicado, la Superintendencia de Servicios de Salud aclaró que "no autorizó, ni autorizará a las empresas de Medicina Prepaga ningún incremento por fuera de los ya establecidos oportunamente".

"Como Organismo de regulación y control de los actores del Sistema Nacional del Seguro de Salud aplicará todas las facultades que la ley le otorga para asegurar el acceso a la salud de todos los beneficiarios", indicó el organismo que dirige Liliana Korenfeld.

Además, señaló que ese órgano no legitimará "ningún acuerdo gestado como jugada política que pretenda convertir a los beneficiarios del Sistema de Salud en rehenes de intereses económicos y así intentar forzar al Gobierno a tomar decisiones políticas que dañen o vulneren el derecho a la salud de nuestros
compatriotas".

Osvaldo Bassano, presidente de Defensa de los Derechos de los Usuarios y Consumidores, advirtió que "el consumidor puede iniciar acciones contra la prepagas y el sanatorio por el cobro del copago".

Sostuvo que "por A o por B van a tener que devolver la plata y van a tener que pagar una multa" y explicó que la suma adicional se trata de un aumento indirecto, ya que "cobran en los sanatorios que son de ellos mismos".

"Hicieron un pacto entre los prestadores y la medicina prepaga; son usureros financieros", indicó el dirigente.

Las clínicas pretenden cobrar 50 pesos por estudios de baja complejidad y 100 pesos por los de alta complejidad, ya que -argumentan- se había acordado con el Gobierno un ajuste del 9% en aranceles desde septiembre, como compensación por el aumento de los salarios del sector y de los costos generales.

Pero finalmente se autorizó un alza menor, del 7,5%, y recién se podrá aplicar en octubre, por lo que las cámaras del sector decidieron recurrir a la Justicia para reclamar por el alza de las cuotas.

Néstor Gallardo, presidente de la Asociación de Entidades de Medicina Privada (Ademp), admitió que "todo esto tiene que ver con que no se autorizó el aumento de las prepagas".

"El aumento fue del 7,5% y corrido para octubre cuando se pedía el 9%. Hay riesgo de que los empleados no puedan cobrar por esta situación. No alcanza la plata para pagar. Esto se va a cobrar sólo en septiembre", indicó.

Agregó que "los médicos también son variable de ajuste" y señaló que "las entidades van a reintegrar la plata que se paga en septiembre".

Jorge Cherro, titular de Adecra (Clínicas), indicó que los copagos se percibirán sólo en prácticas ambulatorias y no en internaciones o intervenciones quirúrgicas.

"Somos un sector responsable, si hay gente que no lo pueda pagar, no lo va a pagar; la atención, como siempre, está asegurada; nunca hicimos abandono de paciente", remarcó.

Dijo que "en este problema nos metió el Gobierno y la llave para resolverlo la tiene el Gobierno: tiene varios días hasta el lunes para una negociación y resolverlo".

El presidente de Swiss Medical Group, Claudio Belocopitt, prometió que las sumas adiciones serán "reintegradas" y aseguró que "el usuario no va a tener problemas".

"Esto que pasa es un mecanismo de presión de los prestadores para que la Superintendencia cumpla con lo prometido", consideró el empresario.