Semana clave para la deuda con los fondos buitre

El martes llega a la Organización de las Naciones Unidas el proyecto para un marco jurídico de las renegociaciones de las deudas soberanas.
Domingo 7 de septiembre de 2014
El Grupo de los 77 más China presentará el martes ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un proyecto auspiciado por Argentina para elaborar un marco jurídico regulador a los procesos de renegociación de las deudas soberanas a través de una Convención Multilateral. La iniciativa había sido anunciada el 29 de agosto por el ministro de Economía, Axel Kicillof, y el canciller, Héctor Timerman, quienes plantearon que la propuesta dará un "marco al vacío legal que existe en materia de reestructuración de deudas soberanas", ya que ese "vacío" fue el que permitió que el juez de Nueva York Thomas "Griesa tome la decisión que tomó", al trabar el pago del gobierno argentino a los bonistas regulares.

A su vez, el miércoles el juez Griesa, que interviene en el conflicto entre Argentina y los holdouts, realizará una audiencia por pedido de los abogados del fondo NML vinculado a la situación de uno de los agentes de pago, el Citigroup.

Ese mismo día, el gobierno confía en que el proyecto para cambiar la sede de pago a los bonistas de la deuda reestructurada sea aprobado por la Cámara de Diputados en el recinto, con lo cual quedaría convertido en ley.

El proyecto recibió el miércoles último aprobación del Senado, donde se modificó el proyecto original enviado por el ejecutivo, ya que se amplió a Francia la sede de pago que se le ofrecerá a los titulares de bonos reestructurados de la deuda y a los holdouts.

En este contexto, los legisladores oficialistas Aníbal Fernández y Carlos Heller defendieron hoy la iniciativa de cambiar el lugar de pago a los bonistas regulares al alegar que busca defender a la mayoría de los acreedores que ingresaron a los canjes de deuda realizados en 2005 y 2010.

En tanto, el ex presidente del Banco Central Alfonso Prat Gay advirtió que la pelea con los holdouts "va a ser tremendamente costosa" para el "futuro" del país.

Heller afirmó que ese proyecto "es la búsqueda responsable de habilitar alternativas para que Argentina pueda seguir cumpliendo" con esos acreedores regulares frente a una "minoría insignificante" que busca obtener "ganancias siderales".

"Estamos discutiendo entre un 1 por ciento especulativo que compra bonos en default para judicializarlos e intentar obtener ganancias siderales, trabando la voluntad de un 92,4 por ciento que aceptó" el canje, sostuvo. Por su parte, Fernández cuestionó al massismo al sostener que el proyecto que presentó en el Congreso para modificar el sistema de pago de deuda a bonistas que litigan en Nueva York había sido "hecho por los buitres".

"El grupo de (Sergio) Massa presenta un proyecto hecho por los buitres, esto hay que decírselo a la sociedad", enfatizó el senador kirchnerista y advirtió que "más de uno de los que dicen saber hablan de la Argentina en default, pero no está en default, porque esta es una palabra inglesa con contenido jurídico". En contraposición, Prat acusó al ministro de Economía, Axel Kicillof, de jugar "a los soldaditos con los fondos buitres" y alertó que esa pelea "va a ser tremendamente costosa" para el futuro del país porque llevó a la Argentina "al abismo".

En ese contexto, el dirigente de UNEN vaticinó que los próximos quince meses hasta el final del gobierno kirchnerista serán "muy complejos" en materia económica.

Prat Gay cuestionó al gobierno por la "incertidumbre que generó una Argentina que decidió no acatar un fallo en una justicia que ella misma había elegido, una Argentina que podía haber negociado de otra manera con los fondos detrás del fallo de (el juez Thomas) Griesa, una Argentina que se lanzó al abismo".