El oficialismo sancionó proyecto de ley sobre Pago Soberano de deuda

Miércoles 10 de septiembre de 2014

Minutos después de las 12, la Cámara de Diputados de la Nación dio inicio a la sesión en la que el oficialismo junto con aliados intentará convertir en ley el proyecto del Ejecutivo que apunta a cambiar el lugar de pago de los bonos reestructurados en 2005 y 2010, crear una comisión bicameral de seguimiento de la deuda y cambiar al Bank of New York (BONY) como agente fiduciario.

Se prevé que la sesión especial, que se inició con la presencia de 138 diputados, se extienda a lo largo de toda la madrugada y se vote recién cerca de las 4 de la mañana. El oficialismo alcanzó con holgura el quórum necesario para dar inicio a la sesión con legisladores propios, sus aliados tradicionales, la ex socia de Raúl Castells, Ramona Pucheta, el sector opositor del Movimiento Popular Neuquino y el ex kirchnerista devenido al massismo, Facundo Moyano. El resto de la oposición se sumó una vez que el oficialismo tenía garantizado el quórum.

La sesión que iba a comenzar con el tratamiento del proyecto para autorizar a las fuerzas armadas a que continúen formando parte de la misión de estabilización de la Organización de Naciones Unidas (ONU) en Haití se vio sin embargo alterada por los insultos que desde las tribunas lanzaron afiliados del SMATA al diputado del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, que participa activamente de la protesta que mantienen los trabajadores despedidos de Lear.

El proyecto central que tratará este miércoles la Cámara Baja es la denominada ley de Pago Soberano, por el momento la iniciativa de mayor trascendencia del año legislativo, que apunta a evitar posibles nuevos bloqueos por parte del juez de Nueva York, Thomas Griesa, al pago de vencimientos de deuda. Es que aunque la Argentina cumplió con el pago del vencimiento del pasado 30 de junio, la disposición del magistrado impidió que los legítimos dueños de esos fondos, los bonistas que aceptaron las reestructuraciones de 2005 y 2010, pudieran cobrar a menos que también se cumpla con la sentencia que benefició a los denominados fondos buitre.

La Argentina enfrenta un nuevo vencimiento el próximo 30 de septiembre, esta vez por 200 millones de dólares, y aunque el país cuenta con los fondos para hacerle frente de no poder avanzar en el cambio de lugar de pago nada garantiza a los bonistas que puedan cobrar.

El Frente para la Victoria tiene garantizado los votos para sancionar la ley con votos propios y de aliados. Con distintos argumentos, la UCR, el Frente Renovador, el FAP, Unión PRO, Unidad Popular, la Coalición Cívica y el Frente de Izquierda anticiparon su rechazo al proyecto oficial a través de siete dictámenes alternativos. Sin embargo ninguno está en condiciones de superar a la mayoría kirchnerista.

La oposición sólo votará a favor del artículo incorporado en el Senado que prevé la creación de una comisión bicameral para investigar el origen y la evolución de la deuda, un viejo reclamo de dirigentes políticos y sociales de distintas vertientes.

El proyecto oficial obtuvo dictamen este martes en un plenario de las comisiones de Presupuesto, Finanzas y Peticiones, Poderes y Reglamento, con la presencia del ministro de Economía, Axel Kicillof; el secretario legal y técnico, Carlos Zaninni, y la procuradora del Tesoro, Angelina Abbona.

Las voces

El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, Roberto Feletti
(FPV), exhortó este miércoles a la oposición confiar "en ese proceso de reestructuración" de la deuda que "cambió el rumbo de la democracia para el futuro".

Al defender el proyecto de Ley de Pago Soberano de la deuda, Feletti sostuvo que "esta ley debe ser apoyada por la mayoría de los bloques porque es una ley que apunta a defender la autonomía del Estado para este gobierno y para los que vengan".

En lo que va de la sesión, los diputados que se encuentran en el recinto, fueron exponiendo sus distintas interpretaciones de la coyuntura. En este sentido, Martín Lousteau por Suma + y UNEN, destacó la importancia del debate y puntualizó que hoy "la situación es preocupante".

"Hay otros proyectos dando vueltas que no son considerados como corresponde", opinó Losteau, quien admitió que si bien "el fallo de Griesa carece de sentido común, afecta a terceros de una manera inédita y tiene inconsistencias técnicas severas", en su opinión, "el Gobierno Nacional también percó de falta de sentido común", que contribuyeron "a la situación actual".

"Es inaceptable el fallo" y "no puede haber dirigentes políticos que estén pidiendo cumplir el fallo", manifestó el ex ministro de Economía, quien celebró por otro lado lo ocurrido el martes en la ONU, al tiempo que consideró que "hay que aprovechar este momento en que hay respaldo político a nivel mundial".

Desde Unión PRO, Pablo Gabriel Tonelli, se manifestó contrario a lo impulsado por el oficialismo, aduciendo que "el país voluntariamente se sometió a la jurisdicción del estado de Nueva York".

"Lo que el país tiene que hacer es acatar la sentencia, cumplir la sentencia", opinó Tonelli, antes de agregar que en su opinión "lo que busca el Gobierno es sacarse al juez Griesa de encima". "Con esa aspiración y deseo ('sacarse a Griesa de encima') estamos de acuerdo", admitió el diputado, pero agregando que "la mejor forma para hacerlo es cumplir la sentencia".

"Nuestra propuesta es rechazar el proyecto de Ley enviado por el Ejecutivo y reemplazarlo por una resolución donde el Congreso exprese que el fallo de la corte de Estados Unidos coloca a la Argentina en una situación injusta, que afecta intereses económicos, políticos y sociales", opinó Tonelli, haciendo pública así, una nueva estrategia presentada por su bloque.