Sin City 2: más violencia sexual y justicia por mano propia

Jueves 11 de septiembre de 2014

Después de un gran trabajo en SIN CITY: CIUDAD DEL PECADO, Robert Rodríguez debía representar una secuela digna con la historia del gran Frank Miller. Entonces, la segunda parte del policial negro del cómic debía volver a atrapar al público de una manera eficaz y sin perder el hilo de la historia.

Lo mejor de SIN CITY 2: UNA MUJER PARA MATAR O MORIR es sin dudas el elenco con el que cuenta el director para seguir con su narración cinematográfica. Otra vez están Mickey Rourke (el musculoso y poco atractivo Marv), Jessica Alba (la sensual stripper Nancy Callahan), Bruce Willis (el policía fallecido John Hartigan), Rosario Dawson (la ultrasexual prostituta Gail) y Powers Boothe (como el nefasto senador Roark). Y debutan Josh Brolin (en la piel de Dwight McCarthy, antes interpretado por Clive Owen), Joseph Gordon-Levitt, Eva Green, Ray Liotta y Juno Temple, entre otros.

Por otra parte, el film cuenta con otras grandes ausencias que ya no pertenecen a este mundo. Dennis Haysbert reemplaza al fallecido Michael Clarke Duncan. Y tampoco se cuenta con Brittany Murphy, de gran actuación en la primera y quien murió hace años.

Una vez más, La Ciudad del Pecado sigue siendo muy cruel y cualquier similitud con la realidad en el mundo, no lo es tanto. La cruda historia en blanco y negro de Ciudad Basin refleja las miserias humanas. Pasó casi una década después del debut en los cines, en 2005, donde Miller endulzó con su relato de maleantes, strippers, prostitutas, asesinos, violadores y políticos corruptos en esta ciudad de crimen e impunidad. Y parece que nada ha cambiado desde entonces.

En cuanto a la calidad tecnología, Rodriguez llevó el estilo visual en blanco y negro, usando color sólo para resaltar ciertos estados o características de los personajes. UNA MUJER PARA MATAR O MORIR, basada en Sin City: A Dame to Kill For, presenta nuevas historias sobre personajes conocidos y nuevos, más algunos relatos inéditos creados exclusivamente por Miller para esta secuela.

Son cuatro historias, incluyendo la mencionada que da nombre a la cinta y “Just Another Saturday Night”, originalmente incluida en el sexto libro del cómic. Los otros dos relatos son completamente originales y no cuentan con su versión en papel, de puño y letra de Miller para la pantalla grande: “The Long Bad Night” y “Nancy’s Last Dance”.

“Pensé que sería genial hacer una historia original, donde la gente no pueda simplemente comprar el libro y saber qué va a pasar. Escribamos una más nueva”, confesó Rodriguez. Y Miller concretó su deseo.

Así, SIN CITY 2 cumple con el objetivo de entretener. Donde la sangre blanca apasiona al espectador, algunas muertes están a la cruda vista del observador y otras se vislumbran en sombras que sólo imagina nuestro cerebro. Digno film para los amantes de los policiales negros, donde los más crueles relatos toman forma física en la magia del séptimo arte.

Por Claudia Seta
@setaclaudia