La Provincia dice que la reforma educativa apunta a “no excluir”

"El concepto que hay que entender es el de los tiempos acompañados, de las promociones acompañadas y de los tiempos de aprendizaje. Un chico que tenía un 1, un 1 y un 1 (en los trimestres), en una semana de compensación terminaba aprobando sin respetar si había aprendido o no, para que pudiera promover", dijo la directora general de Cultura y Educación bonaerense, Nora de Lucía.
Jueves 11 de septiembre de 2014
La directora general de Cultura y Educación bonaerense, Nora de Lucía, defendió hoy la reforma en el área para 2015 y aseguró que la posibilidad de que los alumnos pasen de grado con materias sin aprobar tiene como finalidad "no excluir chicos del sistema".

De Lucía indicó que, si un alumno aprueba la mayoría de las asignaturas pero falla en una, "pasa (al grado siguiente) y tiene, desde el primer día de clases, un maestro especial" que lo ayudará a recuperar la materia pendiente.

"Priorizamos el saber, no la nota", dijo la funcionaria sciolista a radio Mitre, y aseveró que "los aplazos existen, el chico va a tener la nota real en su libreta de trayectoria", al tiempo que destacó que la reforma educativa "salió aprobada por el Consejo de Educación por unanimidad, inclusive los consejeros del Frente Renovador" que conduce el diputado opositor Sergio Massa.

"El concepto que hay que entender es el de los tiempos acompañados, de las promociones acompañadas y de los tiempos de aprendizaje. Un chico que tenía un 1, un 1 y un 1 (en los trimestres), en una semana de compensación terminaba aprobando sin respetar si había aprendido o no, para que pudiera promover", prosiguió.

Consultada sobre la posibilidad de que la escala de las calificaciones se reforme y pase a ser de 4 a 10 para los cursos de cuarto a sexto grado, respondió: "No es que no hay aplazos, los aplazos existen. El aplazo está y en el boletín va a figurar".

Sin embargo, según la resolución 1057/2014 de la Dirección General de Escuelas de la provincia, se establece que "la evaluación será numérica, de cuatro (4) a diez (10) puntos en números naturales".

De 4 a 6 significará "desaprobación" y de 7 a 10, "aprobación".

De primer a tercer grado, se utilizará una "evaluación conceptual" que se expresará como "regular" (desaprobación), "bueno" y "muy bueno" (las dos como "aprobación").

Los alumnos tendrán seis asignaturas y podrán avanzar al siguiente año adeudando hasta dos de ellas y deberán recuperarlas antes de que finalice ese segundo ciclo lectivo.

De Lucía insistió con que "simplemente, lo que tenemos es que darle más tiempo (al alumno). El chico (que no aprueba una materia) no puede aprender todos los contenidos del año en una semana".

La funcionaria se manifestó en contra de "estigmatizar al chico del primario, cuando en el secundario se pueden llevar dos previas, tienen tres mesas. Que un chico entre quinto y sexto grado, que no tenga esta posibilidad, habiendo sido brillante en las otras áreas, es una locura".

Asimismo, precisó que la nueva "libreta de trayectoria" acompañará al alumno "durante todo el ciclo educativo", e incluirá, además de calificaciones, "qué problemas tiene el chico desde todos los sentidos: sociales, pedagógicos, de convivencia".

"Desde el 2009 se está trabajando, con un voto favorable del 90 por ciento de los docentes" para este cambio, resaltó.

Según De Lucía, "esta medida salió aprobada por el consejo, por unanimidad, inclusive por los consejeros del Frente Renovador".

En ese sentido, defendió "no excluir chicos del sistema porque fallaron en una cuestión" y remarcó que esta modificación "no es aplicable en primero, segundo y tercer grado, el bloque pedagógico del inicio de la educación"