Las reflexiones del periodista Roberto García

Martes 16 de septiembre de 2014
“Hubo dos o tres frases dentro del discurso de Máximo Kirchner que quizá uno podía analizar, pero que el gobierno de algún modo hoy lo puso en la superficie de otra manera, porque mostró a la sociedad que hay una política, deliberada. ¿A qué me refiero? A que lo que vimos sobre un posible exabrupto del hijo de Cristina de Kirchner luego fue confirmado por tres exponentes de los más cercanos al corazón de Cristina”.

“Uno fue el señor Carlos Kunkel, otro el señor Aníbal Fernández y otro el señor Larroque, que confirmaron lo que había dicho el señor Máximo, esto es, para ponerlo en la frase de Kunkel, que quizá hay que disolver el Congreso de la Nación, que quizá hay que cambiar la Constitución, que quizá hay que desafiar a la sociedad para que se la vote a Cristina de vuelta”.

“Voy a hablar de esto porque es bastante sintomático, sospechoso. Porque a última hora han aparecido colaboradores de Máximo para decir que lo que había dicho era retórico, yo creo que no es retórico, y que todo el mundo sabe que esas cuestiones no son bromas”.