Crimen de joven en Soldati: procesan a los dos hermanos

Los acusan del "homicidio calificado" de Gladys Vallejo, asesinada de 22 puñaladas en su departamento. Su hermana, que se había tirado del balcón para escapar de los agresarores, los identificó.
Jueves 18 de septiembre de 2014

Los dos hermanos detenidos a principios de setiembre por el crimen de la joven Gladys Vallejo, asesinada de 22 puñaladas en un departamento del barrio porteño de Villa Soldati, fueron procesados hoy con prisión preventiva por "homicidio calificado", la figura más grave del Código Penal.

.
Vallejo fue asesinada en el interior de su departamento, en tanto que su hermana Olga escapó arrojándose por el balcón del primer piso de la vivienda.
.

El procesamiento fue dictado por el juez Pablo Ormaechea, e incluye sendos embargos de 500 mil pesos para cada uno de los imputados, identificados como Maximiliano y Ramón Morales.

El juez descartó la versión defensista de los hermanos, quienes declararon que habían concurrido al lugar alertados por un pedido de auxilio de una de las hermanas y que cuando llegaron el ataque lo habían consumado desconocidos.

.
Incluso en esa versión habían deslizado la posibilidad de que las hermanas se hubieran peleado entre ellas.
.

Para el juez, ambos son responsables del delito de "homicidio criminis causae", es decir el crimen que se comete para ocultar otro delito, en este caso el robo.
.

Ambos fueron incriminados por la hermana de la víctima mortal, quien reconoció a los dos hermanos como los agresores.
.
Pese a la gravedad de la imputación, la defensora oficial de los acusados, Marina Soberano, pidió la excarcelación, lo que el juez Ormaechea deberá resolver en las próximas horas.
.

El caso ocurrió a las 6 del pasado 3 de septiembre en un departamento del primer piso de uno de los edificios de un complejo habitacional situado en Castañares y Portela, en Villa Soldati.
.

A esa hora los gritos de las hermanas Vallejos alertaron a los vecinos, quienes salieron a la calle y se encontraron con Olga Vallejo herida en la planta baja, frente al edificio, y a su hermana, Gladys, asesinada en su habitación.
.

En un primer momento los hermanos imputados por el crimen dijeron haber asistido a las víctimas, aunque varios vecinos los vieron esconder prendas con sangre en la tapa de un medidor de gas.
.

Esas ropas y los testimonios de los allegados a las víctimas fueron analizados por los agentes de la División Homicidios, y tras una serie de contradicciones en sus dichos los hermanos fueron detenidos.
.

Más tarde, Olga Vallejo fue entrevistada por los detectives del caso en el hospital Piñero, donde estaba internada por las heridas que sufrió al caer de la ventana, y allí le dijo a la policía que habían sido sus vecinos los asesinos. Finalmente, los hermanos fueron detenidos el mismo día del crimen y, según estableció la policía, entraron a la vivienda luego de trepar una ventana del departamento vecino al de las víctimas, y el objetivo del asalto habría sido el robo de dinero.