Condenan a prisión y latigazos a seis chicos por grabarse bailando “Happy”

Jueves 18 de septiembre de 2014
Seis jóvenes que grabaron un video bailando al ritmo de "Happy", el último éxito del cantante Pharrell Williams, fueron condenados por un tribunal de Irán a seis meses de cárcel y 91 latigazos, aunque la sentencia quedó en suspenso, informó una ONG de derechos humanos con sede en Estados Unidos.

La Campaña Internacional de Derechos Humanos en Irán precisó que los jóvenes fueron juzgados esta semana por "participar en la producción de un video vulgar" y "mantener relaciones ilí­citas" entre ellos, informó la agencia de noticias EFE.

Por estos cargos los participantes del video recibieron una condena de seis meses de cárcel y 91 latigazos cada uno, excepto Reyhaneh Taravati, que fue condenada un año de prisión.

Sin embargo, las penas fueron suspendidas, informó el abogado de los jóvenes, Farshid Rofugaran.

"Afortunadamente, las sentencias han sido suspendidas", lo que supondrá que no entrarán en prisión ni recibirán latigazos!, dijo.

El grupo de muchachos fue arrestado el pasado mayo, después de que el video, considerado provocador según los estándares morales del país islámico, se viralizó en Internet.

En el video, los seis jóvenes aparecen cantando alegremente la popular canción del músico estadounidense en terrazas y calles de Teherán y en el interior de una vivienda.

Las chicas no llevan el velo con el que obligatoriamente todas las mujeres deben cubrir su cabello ni la túnica que se suele usar sobre la ropa para ocultar las formas del cuerpo en Irán.

Además, bailaban con varones, una violación del más estricto código de comportamiento islámico que las autoridades de la teocracia iraní tratan de hacer respetar en el país, sobre todo en la esfera pública.

La detención de los jóvenes provocó revuelo internacional, y un día después fueron puestos en libertad, tras el pago de una cuantiosa fianza.

Además, la televisión estatal iraní difundió una grabación en la que "confesaban" el supuesto delito y expresaban remordimiento, una práctica habitual en Irán que fue condenada en varias ocasiones por las organizaciones de derechos humanos.

En el programa también apareció el jefe de la Policía iraní­, Hoseyn Sayedinia, quien advirtió a quienes pretendan hacer vi­deos similares que "serán identificados y se actuará contra ellos".