Presidentes de San Lorenzo y Huracán, contra la violencia

Matías Lammens y Alejandro Nadur se mostraron juntos para hacer un llamado contra la violencia y resaltar que en el viejo clásico porteño son "rivales, no enemigos".
Viernes 19 de septiembre de 2014
Los presidentes de San Lorenzo, Matías Lammens, y de Huracán, Alejandro Nadur, se mostraron hoy juntos para hacer un llamado contra la violencia y resaltar que en el viejo clásico porteño son "rivales, no enemigos".

En una exposición que realizaron en conjunto en el tradicional café La Quintana, de Parque Patricios, los dirigentes intentaron poner un manto de paz tras el ataque de barras de San Lorenzo a vecinos y comerciantes de ese barrio el miércoles último.

"Vine a pedirle perdón a los vecinos de Parque Patricios", dijo Lammens, quien advirtió que se les "aplicará el derecho de admisión" a los responsables de los incidentes una vez que sean identificados por las autoridades, y que "si son socios del club se les retirará el carnet".

"No era justo que (los daños) los paguen los comerciantes. De ninguna manera la que debe pagar es la gente que está trabajando y ni que hablar del chico de 7 años que quedó lastimado. Es incomprensible que la rivalidad llegue a este extremo", lamentó el titular de San Lorenzo, quien ofreció hacerse cargo de los gastos.

En tanto, Nadur afirmó que San Lorenzo y Huracán "son rivales, no enemigos" y exigió que "no sucedan más hechos vandálicos".

"Enemigos son los que llevaron a los chicos a Malvinas. Nosotros somos rivales, nos enfrentamos, ganamos y perdemos", ejemplificó el presidente del "Globo", quien sostuvo que se debe "potenciar" la rivalidad y "erradicar los hechos vandálicos".

Nadur insistió en que fue un "error del operativo" de la Federal que los micros con los barras de San Lorenzo que salían del partido con Defensa y Justicia pasaran por la avenida Caseros, donde los violentos bajaron y destruyeron vidrieras y golpearon gente, entre ellos un niño de 7 años con un
botellazo en la cabeza.

Lammens, por su parte, señaló que San Lorenzo será riguroso con las sanciones si los responsables de los incidentes son socios del club: "Va a haber derecho de admisión para todos los que estén identificados y el Comité de Seguridad nos mande la notificación, y si son socios les quitaremos el carnet".

Ambos presidentes coincidieron en que el miércoles el operativo policial cometió un error al llevar por la Avenida Caseros a los micros con hinchas de San Lorenzo que volvían desde el estadio de Racing tras la eliminación de su equipo de la Copa Argentina.

"El operativo fue un error, pero más allá de eso tenemos que seguir trabajando juntos y no sólo dar un mensaje de paz sino de familia. Muchas veces los cruces se dan en días que no son de partidos, y el operativo no tiene nada que ver", consideró Lammens.

Por su parte, Nadur indicó: "No somos responsables de los actos vandálicos ni podemos contenerlos, no tenemos poder de policía ni de jueces para reprimir o actuar. Tampoco estamos preparados para ello sino que creemos estarlo para ser dirigentes de fútbol". El presidente de San Lorenzo, quien admitió que en su club saben "quién es la gente de la hinchada", llamó a hacer jornadas "compartidas" entre hinchas de los dos equipos, mientras que su colega de Huracán advirtió que pedirá a la Policía Federal que "estos hechos no sucedan más".

"Creo que es bueno seguir mostrándonos juntos. Esta historia de San Lorenzo y Huracán tiene más de 100 años", reflexionó Lammens, con la venia del titular del clásico rival.

Lammens prometió reencontrase para tomar otro café con Nadur, al que llamó por su nombre de pila, pero en Boedo, para seguir confraternizando.

Y se mostró esperanzado en volver a los tiempos que contaba el Bambino Veira, cuando tras jugar para San Lorenzo iba a jugar al billar a la sede de Huracán.