Las reflexiones del periodista Roberto García

Martes 23 de septiembre de 2014
“Justo en la semana en que el alcalde Mauricio Macriv avala, consagra, protocoliza lo que ya había hecho Cristina, que es desalojar o tirar la estatua de Colón, justo en esa semana que la legislatura aprueva lo que Cristina ya había destruído, ella viaja a Roma a entrevistarse con el Papa por tercera vez, a almorzar con el Papa, son dedicados a la gastronomía tanto ella como el ex Bergoglio”.

“Para el Papa, antes Bergoglio, y la Compañía de Jesus que integraba, Colón no fue sólo un adelantado y un gran almirante, fue el hombre que habilitó la evangelización de América, algún mínimo de respeto se debería tener por esa cuestión, sobre todo por los jesuítas, que como ustedes saben, participaron en mucho en la enseñanza y docencia del Cono Sur”.

“Pero la casualidad indicó que Cristina se acercó al Papa justo cuando lo sacan a Colón, y ella fue según decían, a pedir una suerte de bendición, colaboración, porque ella pidió verlo al Papa, ella era la que estaba necesitada de verlo”.