Polémica: ¿Es ético que un árbitro cene con los dirigentes?

Martes 23 de septiembre de 2014

El árbitro Mauro Giannini quedó en medio de una polémica, por fotos que circularon en las últimas horas en las que se lo ve cenando con dirigentes de Atlético Tucumán, equipo al que dirigió el pasado fin de semana en el partido que le ganó a Sportivo Belgrano de Córdoba por 3 a 1, correspondiente a la Primera B Nacional.

Pero, además, el periodista que tomó las fotos de Giannini cenando con los dirigentes del "decano" tucumano, denunció que recibió amenazas por parte del árbitro y de sus compañeros en la comida.

Federico Sotano, relator y periodista de Radio Estación de Córdoba, fue el que tomó las fotografías y el que denunció que Giannini lo amenazó, tras haberlo visto tomando las secuencias. El periodista indicó que Giannini se le acercó y le dijo: "Qué te pasa, payaso, ¿por qué sacás fotos? No te estoy molestando, hacé tu vida y dejame tranquilo".

En la foto, se lo ve a Giannini en una misma mesa con el dirigente tucumano Luis Hrabric, además de otras personas, y según comentó el periodista cordobés, luego recibió amenazas de parte de los comensales, quienes le dijeron: "Ojo con lo que vas a hacer, no nos entregues con las manos atadas".

El incidente de Giannini tiene como un antecedente previo el encuentro del árbitro Carlos Maglio con el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens, cuando el referí estuvo dirigiendo el partido entre el "ciclón" y Rosario Central.

En esa ocasión, Maglio fue visto con Lammens en el lobby de un hotel rosarino, y en un principio se indicó que habrían estado compartiendo un café.

Sin embargo, el árbitro salió a aclarar que si bien el presidente de San Lorenzo le invitó tomar algo, no solo a él, sino a la terna arbitral, decidieron no aceptarla para evitar suspicacias.

La gente de Sportivo Belgrano de San Francisco Córdoba recordó el hecho de que Giannini dirigió el encuentro de la primera final con Ramón Santamarina de Tandil, en donde al conjunto de la docta le anularon dos goles, además de sufrir las expulsiones de dos futbolistas y al cuerpo técnico.