¿A ballotage? Dilma sube en encuestas y empata a Marina

El equipo de campaña de Silva está preocupado por la mejora en la imagen de la presidenta. En la recta final de la campaña, Ibope da un empate técnico en 41%.
Jueves 25 de septiembre de 2014
El equipo de campaña de la candidata a la presidencia Marina Silva (Partido Socialista Brasileño - PSB) está preocupado por el aumento de la evaluación positiva del gobierno que encabeza Dilma Rousseff (Partido de los Trabajadores-PT), que buscará su reelección, y teme que la ecologista caiga más en las intenciones de voto, después de los sondeos que indicaron esta semana una baja de la ecologista y un crecimiento de la mandataria y del candidato Aécio Neves (Partido de la Social Democracia Brasileña -PSDB) para los comicios del 5 de octubre. Ante ese escenario, Marina intensificará los ataques contra Dilma.

Además de enfrentar dificultades en la recta final de la campaña, Marina tendrá que mediar en la pelea dentro del PSB sobre la sucesión partidaria, a diez días de las elecciones.

Un sondeo de Ibope divulgado esta semana mostró que la evaluación positiva del gobierno de Dilma pasó de 37% a 39%. El índice cerca de 40% tornaría más fácil la reelección presidencial, según analistas. La diferencia entre la calificación positiva y la negativa (28%) es de once puntos porcentuales. Antes del inicio de la campaña electoral en la radio y la televisión, esa diferencia era de solo un punto porcentual.

La campaña de Marina mira con recelo el llamado voto útil y estima perder al menos dos puntos porcentuales a favor de los adversarios Dilma y Aécio.

Según Ibope, las intenciones de voto en la candidata del PT pasaron de 36% a 38% y las de Marina cayeron de 30% a 29%. Neves mantuvo un 19%. Para el segundo turno, las dos candidatas mantienen el empate.

De acuerdo a la encuesta de Vox Populi, Dilma y Aécio aumentaron las intenciones de voto mientras Marina las redujo. La diferencia a favor de la candidata del PT, que era de nueve puntos porcentuales (36% a 27%) en ese caso, pasó a 18 puntos (40% a 22%) en una semana. Marina estaría ahora más cerca de un empate técnico con el candidato socialdemócrata, que cosechó el 17%.

Para intentar revertir la distancia con Dilma, la campaña de Marina atacará a la petista. Diego Brandy, que tiene a cargo el marketing de la ecologista, dijo que Marina dejará la postura defensiva y partirá al ataque. "Lo que menos necesita ahora es defenderse", dijo.
Pero los aliados de la candidata del PSB estudian cómo encarar las críticas a la campaña de Aécio. La mejora del ex gobernador de Minas Gerais en las encuestas puede hacer que los votos anti-PT que estaban con Marina migren a su candidatura.

La campaña del PSB reforzará la asociación de la imagen del gobierno de Dilma a la corrupción. En el programa de TV exhibido días atrás Marina dijo que la presidenta precisa reconocer los problemas y que debe presentar un programa de gobierno "pidiendo disculpas" por lo hizo en el país.

Marina prometió terminar con la "corrupción en Petrobras" y "recuperar Eletrobras". En una publicidad, ataca la administración en la estatal petrolera y afirma que el gobierno llevó a la empresa a perder la mitad de su valor y a aumentar su deuda cuatro veces, además de denunciar los escándalos de corrupción que la salpican.

La estrategia de victimización que había adoptado la campaña de Marina no fue eficiente. Según el sondeo de Ibope, el rechazo a Marina subió de 14% a 17%, mientras el de Dilma cayó de 34% a 31%.

En entrevistas recientes, Marina atacó a Dilma. En Curitiba criticó al gobierno por utilizar los recursos del fondo soberano para socorrer las cuentas públicas y dijo que eso demuestra que el gobierno coloca en riesgo la estabilidad y el crecimiento del país.

En Forianópolis, Marina criticó la acción de la presidenta en la 69 Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas. "(Dilma) habló en la ONU solo sobre conquistas pasadas, sin dar señales de cambios futuros", dijo, y agregó que las "políticas erráticas" del gobierno en relación al medio ambiente son un retroceso y comprometen el futuro.

La candidata prometió revisar el factor previsional para corregir distorsiones en ese sector. En un acto, criticó a Dilma y Aécio. "Votar al PSDB es ir para atrás, votar a Dilma es quedar patinando en el mismo lugar; llegó la hora de ir hacia adelante".

En medio de una disputa presidencial cada vez más fuerte, el PSB elegirá la próxima semana su nuevo presidente y su nuevo directorio a nivel nacional. La elección fue convocada por su actual presidente, Roberto Amaral, que asumió el cargo tras la muerte de Eduardo Campos.

Fuentes del PSB señalaron que el actual presidente teme que el grupo de Marina "capture" el comando del partido, después de que la ecologista manifestara que podría permanecer en esa agrupación en caso de resultar electa.