Aumentó el boleto del ferrocarril Sarmiento

Miércoles 1 de octubre de 2014
Completada la renovación del conjunto de formaciones de la línea Sarmiento, hace apenas dos semanas, y donde después de 52 años las vías de ese ferrocarril -que sufrió la peor tragedia ferroviaria- volvieron a recibir vagones cero kilómetro, llegó la actualización del valor del pasaje, que había quedado rezagado en $1,10 con la tarjeta SUBE desde 2012 por el deterioro que presentaba esa línea. A partir de hoy se instalan dos tarifas, y la mínima aumenta un 81,81 por ciento.

Con los trenes comprados a China, que empezaron a circular los primeros en junio, también se vio un importante refuerzo en los controles para el ingreso a los andenes de las estaciones, debido a que muy pocas personas pagaban el boleto. El tiempo de espera entre cada formación también se redujo drásticamente con la incorporación de más coches.

Ahora, con el ferrocarril todo a nuevo, y donde se promete además la restauración de las estaciones, el pasaje sufrió el impacto por las mejoras en la calidad del servicio. El Ministerio del Interior y Transporte resolvió trasladar parte del costo invertido en los trenes al boleto.

Así, a partir de hoy, de acuerdo a la resolución 1125 publicada este miércoles en el Boletín Oficial, el pasaje pasa a costar casi el doble: subió del actual $1,10 a $2 con SUBE para los pasajeros que realicen un recorrido de hasta 12 kilómetros. Sin la tarjeta, el pasaje salta a $6 en ese tramo. Con bonificación del 40% para quienes reciben asignaciones, jubilados y personas con discapacidad, el ticket queda en $1,20,

En tanto, quienes se trasladen por más de 13 kilómetros, deberán pagar $3 con SUBE y $6 sin el plástico, o 1,80, con el descuento por el atributo social. Hasta ayer, existía un único valor para todo el recorrido, de Once a Moreno, de $1,10 con SUBE.

Los Boletos Escolar y Estudiantil no sufrirán cambios en su valor, afirma la resolución. En tanto, incorpora una novedad en el método de cobro del pasaje, según la sección.

El Ministerio del Interior y Transporte, que dirige Florencio Randazzo, resolvió cobrar siempre a todos los pasajeros el valor máximo con SUBE, es decir $3, y luego si el valor que debería haber abonado es de $2, el pasajero deberá pasar por las máquinas validadoras al llegar a su lugar de destino, pasar la tarjeta y recuperar el peso de más pagado cuando se subió al tren.

"A los fines de garantizar el pago efectivo del valor de la tarifa del pasaje que corresponda en función de la sección a la que se aplica, se establece un sistema por el cual en el punto de origen del recorrido los usuarios del servicio público de transporte ferroviario de pasajeros del tramo Once-Moreno que utilicen para el pago del servicio la SUBE, abonarán el monto máximo establecido para las tarifas con esa tarjeta", se explica en la comunicación oficial.

Y añade: "En caso de que el valor de la tarifa del pasaje adquirido corresponda al establecido para la primera sección, concluido el recorrido y llegado a destino, los usuarios podrán pasar nuevamente la tarjeta SUBE por el lector de las máquinas validadoras instaladas en los molinetes, a los fines de que se le devuelva la diferencia que corresponda".