Dan de alta la niña hallada en alcantarilla junto a su madre muerta

"La niña tuvo una excelente evolución", aseguró a la prensa el jefe de la Guardia del Hospital de Niños, Juan Ledesma, al informar que la pequeña será dada de alta.
Miércoles 1 de octubre de 2014
La niña de casi dos años que fue encontrada con vida, junto al cadáver de su madre asesinada, Paola Acosta, tras haber sobrevivido, abandonada en una alcantarilla de la capital cordobesa durante 80 horas, será dada de alta, informaron autoridades del Hospital de Niños local.

"La niña tuvo una excelente evolución", aseguró a la prensa el jefe de la Guardia del Hospital de Niños, Juan Ledesma, al informar que la pequeña será dada de alta a la mañana.

Según el médico, la recuperación "ha sido progresiva y muy buena", razón por la cual, "desde el punto vista clínico, está en condiciones para ser dada de alta", tras lo cual agregó que "los niños, en general, tienen un plus en cuanto a la evolución, y en muchas ocasiones sorprenden, como en este caso".

La nena, que permanece en una unidad de tratamiento intermedio, había sido internada el domingo 21 de septiembre con un cuadro de deshidratación, hipotermia y fractura de fémur, como consecuencia de haber permanecido al lado del cadáver de su madre durante 80 horas.

Familiares y vecinos de Paola Acosta (33) marcharon por el centro de la capital cordobesa, en demanda de justicia por el hecho, en virtud del cual está detenido, como único imputado, el padre biológico de la menor, Gonzalo Lizarralde (33), que se abstuvo de prestar declaración indagatoria.

El cadáver de Acosta fue hallado en el barrio Alto Alberdi, en el oeste de la ciudad, tras el aviso formulado por los vecinos del lugar, mientras que la niña estaba, con vida, "pegada" al cuerpo de su madre.

De ambas no se tenían noticias desde el miércoles 17 por la noche, luego de que bajaron, a las 22.30, del departamento de la calle Martín García al 200, de barrio San Martín, donde vivían junto a otros dos hijos adolescentes de la mujer, para recibir a Lizarralde, y hasta el domingo 21 no se supo nada más sobre ellas.

Lizarralde, según consta en el expediente, iba a conocer a la niña y, además, iba a pagar la cuota alimentaria de 1.400 pesos que se había fijado por orden judicial, ya que al negar su paternidad se inició una causa que terminó en un análisis de ADN.