Esta etapa de Precios Cuidados debe mejorar los errores de las anteriores

Lunes 6 de octubre de 2014
Espero que esta cuarta del programa Precios Cuidados sea mejor que las anteriores. Este plan comenzó el 6 de enero de este año con muchas dificultades en el primer trimestre. Con el correr de los meses fue mejorando, se fueron agregando mayor cantidad de productos, por ejemplo artículos para celíacos que no estaban en el primer tramo del plan. Además, se fueron agregando mayor cantidad de empresas proveedoras y se adhirieron mayor cantidad de cadenas de supermercados de carácter regional y provincial. De este modo, espero que en esta cuarta etapa mejore sustancialmente las etapas anteriores, donde existieron bastante dificultades para encontrar en todos los supermercados la totalidad de los artículos que se habían acordado. En algunas cadenas de supermercados, existían carteles en los que figuraban entre quince y veinte artículos que por varios días no se iban a encontrar en las góndolas y responsabilizaban a las distribuidoras que no abastecían suficientemente a los supermercados.

Precios Cuidados debe ayudar al bolsillo de los trabajadores y calmar en algo este proceso inflacionario incontenible que existe en nuestro país. El plan no hizo que se redujera el proceso inflacionario. A punto tal que los precios continuaron aumentando y muchísimo, sobre todo el precio de la carne vacuna que algunas subas llegan al 46%. Espero que no sea una aspirina para curar un cáncer porque los artículos descuidados fueron muchísimos más que la cantidad de artículos que estuvieron en el listado.

Para las próximas etapas, deberían incluirse mayores productos lácteos, y además que mejore la calidad de la carne vacuna y de las frutas y verduras que se ofrecen porque en muchos lugares hemos observado que se mantienen los precios del programa pero la calidad de lo que se ofrece es de muy mala calidad.

A la hora de ir al supermercado, los consumidores deberían tratar de no sólo fijarse en los precios sino también calidad y cantidad del producto. Por estrategias de marketing, las empresas utilizan con mucha frecuencia la política de reducir la cantidad de gramos o de centímetros cúbicos que están en los envases y además, muchas veces reducen la calidad del producto. De modo tal que el precio tiene que tener relación a la calidad del producto y a la cantidad del mismo. Además, pido que observen detenidamente la fecha de vencimiento porque muchas veces se vencen productos con fechas vencidas y otros sin el sello con la fecha. Por último, recomiendo verificar que el precio que está en la góndola sea el mismo que le cobran en las cajas porque nos han llegado muchas denuncias con engaños de este tipo.