"Estaba tranquilo porque creía en la Justicia independiente"

Domingo Cavallo habló con Ari Paluch en El Exprimidor tras la sentencia en la causa por el megacanje.
Martes 7 de octubre de 2014
Imagino el alivio que siente tras la absolución

Así es. Sobre todo lo pienso por mi familia que sufrió mucho estos catorce años. Imaginese 21 años de persecución judicial, siempre para entorpecer la gestión de gobierno.

¿Esperaba este desenlace o sospechaba que el Gobierno pudiera incidir en la Justicia?

Intentó incidir sino no se explica como gente de la Procelac hayan organizado el escrache que me hicieron en la Universidad Católica, precisamente organizada por esta persona que fue designada en el Banco Central. Pero como todavía hay una alta proporción de fiscales y jueces que son independientes, eso es una verdadera garantía. A uno lo pueden manosear, vapulear y llenar los diarios con acusaciones falsas pero afortunadamente a nivel de los tribunales orales y también de la Cámara de Casación hay muchos jueces independientes. Por eso siempre estuve tranquilo pero eso no significa que mi familia no haya sufrido. Uno siempre tiene el temor que esa parte de la Justicia que se presta para las persecuciones también pueda llegar a triunfar.

Se hizo el megacanje, el blindaje y muchas cosas para evitar el choque de la economía, ¿por qué terminamos chocando?

Porque la última etapa de la reestructuración de la deuda que habíamos empezado el primero de noviembre y que había sido más exitosa que el blindaje y el megacanje que fue la transformación del grueso de la deuda que estaba en bonos y con ley extranjera con un préstamo con una tasa máxima del 7% o sea que significó una fuerte baja en la tasa de interés y después fue dilapidado por el último default. La pesificación y la devaluación fueron el verdadero default. Luego pesificaron la deuda a los grandes deudores y esto recayó en los trabajadores. Todo eso llevó a que se desarmara el préstamo garantizado y quedaron 90 mil millones de dólares en bonos bajo ley extranjera y demoraron cinco años en hacer una reestructuración y la hicieron mal.

¿Y en el plano extranjero?

El FMI nos soltó la mano a último momento pero nos había soltado la mano con algunas excusas que después, cuando vieron las consecuencias que traía, plantearon que las iban a remover pero el problema fue que la dirigencia en Argentina cuando yo vine y les expliqué qué teníamos que hacer para que desembolsaran el dinero que necesitamos, sobre todo para actuar como prestamistas en última instancia desde el Banco Central y poder contener la corrida con los depósitos, en ese momento la dirigencia que quería tomar el poder decidió que era mejor aprovechar esa equivocación del FMI para sacarme a mi del Ministerio de Economía, hacerlo caer a De la Rua y tomar ellos el poder.

Hoy Kicillof dice lo mismo.

Yo creo que Kicillof quiere voltear a los empresarios y banqueros sino porque van a poner en el directorio del Banco Central a un escrachador. Este Pedro Biscay fue el primero que se avalanzó para atacarme a mi. Lo nombran Director del Banco Central sin tener ningún mérito desde el punto de vista bancario.

¿El Megacanje no infló más la deuda externa de la Argentina?

Eso es una mentira. Imaginen que tenemos un contrato de alquiler a un año por diez mil pesos por ese año y de repente decidimos negociar y extender el alquiler a diez años. Entonces, tenemos que pagar diez mil pesos por años, es decir 100 mil pesos. ¿Usted diría que aumentó el alquiler a diez mil pesos? Obviamente que no. En el caso de la deuda fue lo mismo. Era una deuda a cinco años de plazo, se extendió a quince años de plazo y si suma los intereses puede decirse que aumentó el valor.