Subasta récord por un diamante rosa, pagan €14 millones

Se trata de un "fancy vivid" de 8.41 quilates. Fue adjudicado por 17,78 millones de dólares en la casa de subastas Sothebys.
Miércoles 8 de octubre de 2014
Un diamante rosa "fancy vivid" de 8,41 quilates, con un brillo y una pureza excepcionales, fue vendido el martes en Hong Kong por el precio récord de 14 millones de euros, anunció la casa de subastas Sothebys.

Estimado entre 100 y 120 millones de dólares hongkoneses, el pequeño diamante con forma de pera, montado en un anillo, fue adjudicado en 137,88 millones de dólares HK (17,78 millones de dólares EEUU).

El récord precedente de un diamante rosa "fancy vivid" en una subasta se remonta a 2009 cuando se vendió un diamante de 5 quilates en 10,7 millones USD en Hong Kong. "Fancy vivid" e "internally flawless" son términos de la gemología que designan el color más intenso de un diamante así como su pureza.

Los diamantes rosas están clasificados en 5 colores, según su intensidad, y "fancy vivid" es el color más alto de la escala.

El diamante rosa más caro del mundo en subasta es el Pink Star (59,60 quilates) vendido en noviembre de 2013 en Ginebra por 83 millones de dólares, aunque finalmente el comprador se echó atrás. Figura en el inventario de Sothebys con una estimación de 72 millones de dólares correspondientes al precio del martillazo en el momento de la venta.

Sothebys tiene el récord del diamante en joya vendido en subasta más caro del mundo. Se trata del Graff Pink, un diamante rosa de 24,78 quilates vendido en 46 millones de dólares en Ginebra en 2010.

Los diamantes de color son los más apreciados por los coleccionistas, pese a que en los años 60 eran considerados como una curiosidad.

El color rosa del diamante es un misterio. Parece que las piedras habrían estado expuestas al mismo tiempo a un fuerte calor y a una gran presión.

Los primeros diamantes rosas fueron desenterrados en India en el siglo XVII, después en Brasil y en África.

Ahora, el único yacimiento conocido, la mina de Argyle, explotada por Rio Tinto en Australia, que proporciona el 90% de los nuevos diamantes rosas, pese a que siguen siendo una rareza como lo demuestra el hecho de que representan el 0,1% de los 20 millones de quilates de diamantes brutos que se producen cada año, según Sothebys.