El orgasmo vaginal no existe, ¿dónde está la clave?

Jueves 9 de octubre de 2014
Un grupo de investigadores afirma que el término orgasmo vaginal o de clítoris no existe y que términos como ‘punto G’ son incorrectos y solo sirven para confundir. El pene masculino, sostiene el estudio, “no puede entrar en contacto con el clítoris durante un coito vaginal”. La clave está en el clítoris, los labios menores y el cuerpo esponjoso de la uretra.

Un artículo publicado en Clinical Anatomy Review revisa la terminología sobre sexualidad femenina. Los expertos señalan que términos como orgasmo vaginal o ‘punto G’ no son los adecuados y explica que debería emplearse “orgasmo femenino”, igual que para los hombres se emplea “orgasmo masculino”.

Los investigadores afirman que las supuestas disfunciones sexuales femeninas se han popularizado porque se refieren a algo que no existe y destacan que la mayoría de las mujeres no llegan al orgasmo durante el coito.

"Los expertos en medicina sexual y los sexólogos deben difundir certezas entre todas las mujeres, basadas en las bases biológicas del orgasmo femenino, y no hipótesis u opiniones personales”, sostiene los autores del artículo de Clinical Anatomy Review, según recoge el diario Daily Mail.

El estudio pone ejemplos de terminología incorrecta: "El clítoris interno no existe, es un órgano externo. El clítoris no está formado por dos arcos, sino por glande, cuerpo y raíces".

Para los investigadores, el supuesto "complejo clítoris-uretro-vaginal no se sostiene ni desde el punto de vista embriológico, ni anatómico, ni fisiológico: la vagina no tiene relación anatómica alguna con el clítoris, que es un órgano perineal, mientras que el supuesto `punto G` está en la uretra".

Tampoco el supuesto "orgasmo vaginal" existe, según el artículo. El orgasmo en las mujeres "siempre está causado por los órganos eréctiles que rodean la vagina. El pene masculino, además, no puede entrar en contacto con el clítoris durante un coito vaginal”.

La clave para el orgasmo de las mujeres, afirman los investigadores, está en el "pene femenino" (el clítoris), los labios menores y el cuerpo esponjoso de la uretra. "En todas las mujeres, el orgasmo es siempre posible si los órganos eréctiles femeninos son debidamente estimulados durante la masturbación, el cunnilingus, la masturbación por parte de la pareja o durante los coitos vaginal o anal, si el clítoris es estimulado al mismo tiempo con un simple dedo".

El estudio concluye que "la eyaculación masculina no significa automáticamente el final del sexo para las mujeres. Los tocamientos y los besos pueden continuar por tiempo indefinido, y los actos sexuales no coitales tras la eyaculación masculina pueden ser usados para producir el orgasmo en la mujer".