Bolivia: Evo Morales se alista para ganar su tercer mandato

El presidente boliviano aspira a seguir en el gobierno hasta 2020. "Evito, el populista responsable" promete transformar la economía de su país de exportadora de materias primas a una basada en el conocimiento.
Viernes 10 de octubre de 2014
Evo Morales hizo historia al convertirse en el primer presidente indígena de su país, Bolivia. Pasaron ocho años y quiere seguir en la casa de gobierno. El próximo domingo se presenta como candidato para lograr su tercer mandato consecutivo. Y nadie duda de que ganará los comicios.

Los sondeos le dan alrededor del 60% de popularidad, muy lejos de los otros aspirantes a la presidencia: 13% para el empresario Samuel Doria y 8% para el ex presidente Tuto Quiroga.

Lo avalan la buena marcha de la economía (crecerá 5,2% en 2014 según proyecciones del FMI), apuntalada por los altos precios de los commodities, y una administración muy cuidadosa de los fondos públicos que ha recibido elogios de organismos internacionales.

Soltero, aunque "casado con Bolivia" como a él le gusta repetir, Evo Morales no se va con pequeñeces a la hora de hacer planes. Cuando presentó su programa de gobierno para el período 2015-2020, dijo que su país está pasando de una economía basada en las materias primas a una industrial y afirmó que su aspiración es la de llegar a una economía basada en el conocimiento. Con ese fin, adelantó la construcción de una ciudadela científica tecnológica para que sea un centro de investigación e innovación.

Un proyecto futurista de alto vuelo para un país que aunque con significativas mejoras, continúa integrando el ránking de los más pobres del mundo.

Evo se ha propuesto además convertir a Bolivia en un polo energético de la región e implementar una revolución en la Justicia, sobre la que caen innumerables denuncias de corrupción.

Morales asumió por primera vez la presidencia en enero 2006 y el 1 de mayo de ese año nacionalizó mediante un decreto los hidrocarburos. Poco antes una reforma había elevado los impuestos del gas desde un 18% hasta un 50%. Estas acciones multiplicaron los ingresos del Tesoro por renta petrolera que pasaron de u$s 673 millones anuales a u$s 5.855 millones en 2013.

El nuevo flujo de fondos permitió al gobierno un fuerte aumento de la inversión tanto en programas sociales como en infraestructura pública, pero a diferencia de otros países de la región, el gasto fue aumentando en función de los ingresos.

Este manejo de la política económica fue el que llevó a los analistas a catalogarlo como un "populista responsable".

Aunque algunos expertos ven este éxito como el resultado de factores coyunturales que pueden cambiar. Armando Méndez, profesor emérito de economía de la estatal Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), en declaraciones a AFP, atribuyó el boom económico "al excelente contexto externo" y señaló que "mientras en 2005 Bolivia exportaba u$s 1.400 millones en gas, hoy exporta anualmente u$s 6.800 millones, lo que representa casi cinco veces más" con valores mucho más altos. Aquel año el precio del gas estaba en el orden de u$s 2,5 por millón de BTU, y hoy está en u$s 9,3, casi cuatro veces más.

Admirador de Fidel Castro, amigo del fallecido Hugo Chávez, Evo no ha modificado el discurso indigenista, "antiimperialista" y socialista que lo llevó en 2006 por primera vez al poder. Desde 2008, cuando expulsó al embajador de Estados Unidos acusándolo de injerencia en los asuntos internos de Bolivia, la relación entre ambos países se ha mantenido al nivel de encargado de negocios. Ha cultivado, en cambio, los vínculos con Rusia, China, Irán, Palestina. El diferendo por la salida al mar con Chile, uno de los asuntos más ríspidos de la política exterior, ahora está en manos de los jueces de la Corte Internacional de La Haya.

Pero, ¿cuál es la razón de su permanencia como líder máximo de los bolivianos? "Evo encabezó una revolución política muy profunda, que desembocó en el cambio de élites en su país y en la ruptura de los mecanismos de exclusión de los sectores que son la mayoría en Bolivia, y eso se mantiene hasta nuestros días", explica el académico Pablo Stefanoni, quien comparó este proceso con la etapa del primer gobierno peronista en la Argentina.

El mandatario boliviano se ha ganado además la simpatía de sectores empresariales que al comienzo abominaban de su gestión. "Una decisión pragmática de Evo fue la de apoyar a esos sectores con créditos, préstamos productivos y favoreciendo su participación en la economía del país como contratistas en las obras públicas", precisó Stefanoni y destacó que no es casual que Luis Arce, un economista casi ortodoxo, ocupe el cargo de ministro de Economía desde el principio de la gestión de Evo.

Incansable político, quien a pesar de que sabe que ganará los comicios, recorrió palmo a palmo su país haciendo proselitismo, Evito, como lo dicen seguidores, nació en un hogar muy pobre en la región andina de Oruro. Desde niño trabajó cuidando su rebaño de llamas, pero después ejerció numerosos oficios como ladrillero, panadero y trompetero mientras en en sus tiempos libres lucía sus dotes de futbolista. Una enorme sequía obligó a los Morales a migrar hacia el Chapare donde comenzó su carrera política como líder sindical de los cocaleros.

Morales, pertenece a la familia aymara, nación indígena que tiene como pilares en la formación de toda persona tres palabras sabias: ama sua (no seas ladrón), ama quella (no seas flojo) y ama hulla (no seas mentiroso).