El "sexting" puede preceder al sexo real en jóvenes

Viernes 10 de octubre de 2014
En algunos adolescentes, el "sexting" (el uso de mensajes de texto sexualmente explícitos) podría ser la puerta a tener relaciones sexuales de verdad, sugiere un estudio reciente.

Las investigaciones anteriores han hallado que los adolescentes que envían y reciben mensajes de texto sexualmente explícitos son más propensos a ser sexualmente activos que sus compañeros que no lo hacen, lo cual no resulta sorprendente.

Pero los nuevos hallazgos sugieren que, en algunos niños, el sexting ocurre primero, informan los investigadores en la edición en línea del 6 de octubre de la revista Pediatrics.

"Lo que no ha estado claro es la cuestión de la gallina y el huevo", apuntó el investigador líder, Jeff Temple, profesor asociado de la Rama Médica de la Universidad de Texas, en Galveston.

Su equipo halló que entre 964 estudiantes de secundaria de Texas, la mayoría en décimo curso, casi el 28% dijeron que habían enviado en algún momento por texto o correo electrónico su imagen desnuda. Y en comparación con otros niños, los que hacían sexting tenían un tercio más de probabilidades de ser sexualmente activos un año más tarde.

Control
¿Significa esto que los padres deberían quitarles el teléfono a sus hijos? No, afirmó Temple. "El sexting es solo uno de muchos factores que se relacionan con la actividad sexual en los adolescentes", apuntó. "Simplemente quitarles el teléfono no hará nada por evitar que los niños mantengan relaciones sexuales".

Eso es verdad incluso si uno descubre que el niño ya ha enviado imágenes o mensajes explícitos a su novia o novio. Temple dijo que en lugar de prohibir el teléfono, se debe intentar hablar con el adolescente sobre el sexo, y sobre las relaciones en general.

"Debemos hacer más por enseñar a los niños a tener unas relaciones románticas sanas", planteó Temple.

Otro investigador advirtió contra las reacciones "alarmistas" al tema del sexting adolescente.

Un motivo es que algunos estudios quizá sobreestimen la prevalencia, dijo David Finkelhor, director del Centro de Investigación sobre los Crímenes.


Contra los Niños de la Universidad de New Hampshire, en Durham. En su propio estudio de 2011, Finkelhor encontró que apenas el 1 por ciento de los niños de 10 a 17 años de Estados Unidos. dijeron que habían enviado alguna vez una imagen que revelase sus genitales o senos.

Pero más allá de eso, Finkelhor dudó que el sexting, por sí mismo, lleve a los adolescentes a la actividad sexual.

"Hay muchos factores más en las vidas de los adolescentes", comentó Finkelhor. "Se podría preguntar si tener un coche aumenta las probabilidades de tener relaciones sexuales. O si tener un toque de queda reduce esas probabilidades".

Temple se mostró de acuerdo en que los hallazgos no prueban que el sexting tenga la culpa. Su equipo tomó en cuenta algunos factores más, como la experiencia sexual pasada de los adolecentes, pero no pudieron medir todas las influencias en las vidas de los niños.