Momento definitorio para dos de los presos por Melina

El juez de Garantías Mariano Porto resolverá la situación procesal de Joel Fernández (20), alias "Chavito", y a Elí­as Fernández (18), alias "Narigón". La fiscal de instrucción María Fernanda Billone expondrá los argumentos para que sigan en prisión. El viernes, la fiscal pidió la preventiva de los detenidos basándose especialmente en la declaración de la testigo más importante que tiene la causa, en los resultados preliminares de la autopsia y en otras pruebas.
Martes 14 de octubre de 2014
El juez de Garantías Mariano Porto resolverá la situación procesal de dos de los detenidos por el crimen de la adolescente Melina Romero, cuyo cadáver apareció el 23 de septiembre a la vera de un río en la localidad bonaerense de José León Suárez, informaron fuentes judiciales.

La audiencia se realizará a las 10 en el despacho del magistrado del departamento judicial San Martín, en la que la fiscal de instrucción María Fernanda Billone expondrá los argumentos por los que considera que Joel Fernández (20), alias "Chavito", y a Elí­as Fernández (18), alias "Narigón", deben continuar detenidos.

Billone les imputa a ambos los delitos de "homicidio criminis causa agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, agravado por femicidio en concurso real, y abuso sexual agravado", es decir que mataron a Melina para ocultar que la violaron.

Además, la fiscal solicitó que ambos imputados continúen detenidos por la "privación ilegal de la libertad coactiva" de la adolescente que terminó convirtiéndose en la "testigo clave" del caso.

En un plazo máximo de 15 minutos, Billone debe plantear la existencia del hecho y todas las pruebas que haya recolectado, la intervención de los imputados y si es necesario mantenerlos detenidos.

Luego, según lo prevé el artículo 168 bis del Código Procesal Penal, podrá hablar el particular damnificado, en este caso representado por el abogado Marcelo Biondi, y los defensores Sergio Doutres y Nelson Caivano.

Las intervenciones deberán dirigirse a fundamentar la procedencia o improcedencia de la medida a dictarse.

En el caso de "Chavito", Doutres adelantó a Télam que pedirá la nulidad de la autoincriminación de su cliente en el caso, ya que él sostiene que esa confesión no tiene validez porque la hizo luego de que un grupo de policías lo golpeara y amenazara.

Ambos defensores pidieron que sus clientes no estén presentes al momento de efectuarse la audiencia, durante la cual el juez puede decir oralmente si dicta o no la prisión preventiva o dar a conocer después la parte resolutiva de su fallo.

El viernes, la fiscal pidió la prisión preventiva de los detenidos basándose especialmente en la declaración de la testigo más importante que tiene la causa, en los resultados preliminares de la autopsia y en otras pruebas indiciarias que comprometerían a los imputados.

En su solicitud, Billone remarcó el "grado de violencia" ejercido sobre la víctima, que fue golpeada y abusada por tres personas, y destacó que se encontraba en "estado de indefensión".

En base a los estudios complementarios, la fiscal cree que la causa de la muerte pudo ser la asfixia, aunque resta el resultado de los análisis toxicológicos y otros para seguir sumando pruebas.

La chica de 16 años considerada "testigo clave" declaró que el sábado 23 de agosto Melina fue al boliche "Chankanab" de San Martín y que, al amanecer del domingo, la pasaron a buscar en un auto viejo en el que estaban la víctima, Joel, Elías, el adolescente de 16 años que también está preso en la causa y otro hombre que no conocía.

La adolescente aseguró que en el auto fueron hasta un templo umbanda con los mismos jóvenes, donde tomaron alcohol, se drogaron y bailaron y que un tal "César" "iba y venía" del lugar.
Según la "testigo clave", Elías y el menor de edad empezaron a manosear a Melina, pero cuando ésta dijo que se quería ir, la retuvieron y "César" apareció con un arma en la puerta para impedirles el paso.

En determinado momento, mientras estaban bailando, los tres jóvenes le sacaron la ropa a Melina, le pegaron y la violaron, mientras ella se resistía a los codazos.

"Melina no reaccionaba, respiraba lentamente, estaba inconsciente, como agonizando", aseguró la chica.

Luego, siempre según la testigo, vio que ataron a Melina, le pusieron una bolsa en la cabeza cuando todavía respiraba y la colocaron en una bolsa para trasladarla en auto hasta el arroyo Morón, donde dejaron su cuerpo.