“Mis hijas dieron señales de haber sido abusadas, yo no sospeché”

Celeste Sibiglia, madre de las chicas abusadas en Olavarría, contó detalles sobre la historia de horror que vivió su familia.
Miércoles 15 de octubre de 2014
¿Hace cuanto empezó esto?
Mis hijas denuncian a su abusador en febrero de 2012 y en septiembre mi marido va preso durante la espera de la condena. Mi exsuegro también fue denunciado por violación y también va preso. Estuvieron tres meses en Sierra Chica. Mi exsuegro pide la domiciliaria por un problema de salud y mi expareja por ser sosten de familia. Logran un juicio abreviado y nosotros no enteramos de la condena tres días después de la sentencia. Hasta ahora no volvieron a prisión. Están jugando con los tiempos procesales. Están prácticamente en libertad, nadie los controla.

¿Las víctimas a cuantas cuadras viven de sus abusadores?
A 20 cuadras, Olavarría es una ciudad muy chica. La mayor tiene 23, la del medio 21 y la menor 20.

¿Cuanto tiempo duraron los abusos?
Unos 12 años. Yo nunca sospeché nada y ahora que yo misma salí de esa manipulación veo que mis hijas dieron todas las señales.

¿A qué señales hay que estar atentas?
Mis hijas eran muy rebeldes, les iba muy mal en la escuela. Siempre tuvieron repulsión hacia los varones. Hacían dibujos suicidas. Una de ellas se orinó encima hasta los 12 años. Es muy difícil superar una situación así.

¿Tu pareja era normal?
Si. Personalmente, yo había empezado a ir a la psicóloga. Yo me quería separar, pero no encontraba razones. Ahora veo que tal vez sentía algo. Delante mío el quería ser cariñoso con las chicas y ellas no lo dejaban. Eran agradables, eran buenos trabajadores y vecinos. La familia de ellos está convencida que ellos son inocentes. Ellos nunca admitieron nada. Mi marido me llegó a decir que la más grande lo había provocado. El trabajo que él tenía le permitía volver a la casa.