Dictan secreto de sumario en la causa Luciano Arruga

El juez federal de Morón Juan Pablo Salas tomó la decisión tras reunirse con el fiscal de la causa, Sebastián Basso, y los abogados de la familia, que no creen en la teoría del accidente y denuncia una mafia organizada.
Lunes 20 de octubre de 2014
El juez federal de Morón Juan Pablo Salas dictó el secreto de sumario en la causa penal que investiga la muerte de Luciano Arruga, el adolescente que desapareció en 2009 y desde entonces estaba enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita.

Así lo informaron fuentes judiciales y detallaron que el magistrado tomó esa decisión tras reunirse con el fiscal federal Sebastián Basso y los abogados de la familia Arruga, Juan Manuel Combi y Maximiliano Medina, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Probablemente, según las fuentes, ahora el juez Salas ordenará la exhumación del cadáver de Luciano en el cementerio porteño para la realización del análisis de ADN.

El viernes pasado el CELS anunció públicamente que la Justicia determinó que el chico fue atropellado por un auto cuando cruzaba la avenida General Paz y hace casi seis permanecía enterrado como NN en la Chacarita.

La familia, sin embargo, sigue sosteniendo que "la Policía sigue estando involucrada" en la muerte del adolescente.

La información oficial se obtuvo tras el cotejo de las huellas dactilares, que ordenó el juez Salas tras admitir por primera vez un recurso de habeas corpus para poder saber dónde estaba Luciano, quien desapareció en la madrugada del 31 de enero de 2009.

En base a ese recurso judicial, el juez pidió informes al Ministerio de Seguridad de la Nación y se comenzó una compulsa sobre libros de la Policía Científica sobre cuerpos NN.

Allí se detectó que las huellas dactilares de una persona no identificadas tomadas el 3 de febrero de 2009 en la Morgue Judicial eran similares a las que le tomaron a Arruga el 22 de setiembre de 2008, cuando fue detenido y golpeado en la comisaría de Lomas del Mirador (partido de La Matanza).

Aquella detención fue lo que motorizó las sospechas de la familia del joven y de las organizaciones no gubernamentales para plantear que a Luciano lo había arrestado ilegalmente la policía y lo habían asesinado cuando el menor se negó a robar para ellos.

Sobre esa hipótesis trabajaba la Justicia hasta que se detectó este cadáver enterrado en el cementerio de La Chacarita.