Menor abatido por la Policía luego de asaltar un comercio

El hecho ocurrió a las 17, cuando el joven, de 17 años, irrumpió con un arma en el comercio, ubicado en calle Talcahuano al 900, y pidió a los empleados que le entregaran todo el dinero de la caja.
Lunes 20 de octubre de 2014
Entre los cinco clientes presentes en la ferretería se encontraba un policía de civil, quien luego de identificarse y dar la voz de alto, intentó reducir al joven.


Voceros policiales indicaron que el adolescente no hizo caso al pedido y gatilló su arma, aunque no salió ningún proyectil, lo que dio lugar a un forcejo con el agente en el que el joven recibió, al menos, un disparo.

De todos modos, el menor de edad salió corriendo del negocio y cayó en el pavimento a los pocos metros.

La fiscal María Isabel Sánchez confirmó que fueron secuestradas el arma reglamentaria del efectivo policial y la utilizada por el menor de edad.

Pese a que pudo establecerse que el arma que llevaba el joven no tenía proyectiles en su interior, no se tomó ninguna medida de coerción contra el policía, al considerarse que se trató de un homicidio en legítima defensa.

Fuentes policiales indicaron que el menor habría protagonizado otros dos episodios en comercios de la zona antes de ingresar a la ferretería.

Asimismo, se indicó que sería el mismo joven que el domingo por la noche baleó en la pierna a otra adolescente, de 14 años, que lo había denunciado por el robo de un celular.

Tras conocerse la información del deceso, familiares y allegados del joven se acercaron al lugar y provocaron algunos incidentes, con apedreo de patrulleros incluido.

Entre los manifestantes se encontraba la propia madre del menor de edad, que gritaba que le habían matado a su hijo.

La presencia de miembros del Grupo de Apoyo Departamental evitó que los inconvenientes pasaran a mayores.

La fiscal ordenó pericias a las armas, y la autopsia dará detalles sobre la muerte del menor de edad.