Lo afirma un estudio médico: discutir con la pareja engorda

Jueves 23 de octubre de 2014
La convivencia no es fácil. Entenderse con el otro/a, tampoco. Y ahora un estudio asegura que discutir con la pareja engorda.

¿Por qué? Simplemente porque discutir con la pareja, además de generar depresión y desgastarla, también presenta un gran problema para aquellos que quieren cuidar su forma: engorda. Esto se debe a que alteran la manera en la que el cuerpo procesa los alimentos ricos en grasas.

El estudio demostró que tanto hombres y mujeres con problemas de depresión y que mantenían grandes discusiones con su pareja quemaron menos calorías y tuvieron mayores niveles de insulina y picos de triglicéridos después de comer una comida pesada. Quemaron en promedio 118 calorías menos después de siete horas, lo que significa unos 5kg al año.

ABC publicó las declaraciones de Jan Kiecolt-Glaser, director del Instituto de Medicina del Comportamiento en la Universidad de Ohio y autor principal del estudio. "Estos resultados no solo identifican cómo estos factores estresantes pueden conducir a la obesidad, sino que apunta a la importancia de tratar los trastornos del estado de ánimo. Las intervenciones en salud mental podrían beneficiar claramente la salud física también", dijo el especialista.

Los participantes del estudio que habían sufrido un trastorno del estado de ánimo y presentaban una gran hostilidad en la pareja quemaron 31 calorías menos por hora y tuvieron 12% más de insulina.