Lear: incidentes en protesta sobre la AU Panamericana

Jueves 23 de octubre de 2014

Una nueva protesta de trabajadores despedidos de la autopartista Lear en Pacheco derivó en incidentes con efectivos de la Gendarmería nacional que dejaron como saldo varios heridos de balas de goma en la autopista Panamericana.

Los disturbios se produjeron cuando una columna de gendarmes avanzó sobre los manifestantes que cortaban la autovía (aunque no en su totalidad) a la altura del kilómetro 31, en la localidad bonaerense de Pacheco, en reclamo de la reincorporación de los operarios despedidos.

El diputado nacional del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) Nicolás del Caño -que también resultó herido- calificó de "sangriento" al operativo de Gendarmería, al tiempo que manifestantes dijeron que desde vehículos de la Fuerza les disparaban balas de goma para que abandonen la autopista.

Cuando los gendarmes cargaron contra los trabajadores y comenzaron a empujarlos con sus escudos en busca de liberar la autovía, algunos manifestantes comenzaron a golpear a los uniformados con las cañas que utilizaban, hasta ese momento, para mantener en alto sus pancartas.

Como saldo de esa refriega, al menos un gendarme resultó herido en el rostro y fue atendido por compañeros sobre la misma calzada, antes de que los uniformados comenzaran a llevarse manifestantes detenidos.

La protesta incluyó una caravana de vehículos que avanzaba prácticamente a paso de hombre por la Panamericana en plena hora pico para el tránsito en la populosa área metropolitana de Buenos Aires y que luego se detuvieron en la zona en donde se iba a desarrollar un acto, según estaba previsto, encabezado por
trabajadores despedidos.

Tras los incidentes, los gendarmes empezaron a forzar a los conductores de esos vehículos, literalmente "estacionados" en plena autopista, a que bajen de los autos, para luego llevarlos detenidos y cargar esos rodados en camiones grúas, con la intención de liberar la autovía.

En un contexto de forcejeo permanente, la ventanilla de un Renault 19 del lado del conductor terminó destruida y el hombre que estaba al volante -y que se negaba a abandonar el vehículo- fue detenido por un enjambre de uniformados.

En cambio, otro conductor, acompañado por mujeres -que decían ser docentes- tuvo mejor suerte y los gendarmes le permitieron abandonar el lugar con su auto, un Volkswagen Fox, después de pedirle sin éxito que bajara el rodado.

Los manifestantes, acompañados por dirigentes políticos de izquierda, entre ellos, el mencionado Del Caño, dijeron que en la noche del miércoles una "patota del SMATA" irrumpió en una carpa montada por trabajadores despedidos para amenazar a los presentes y exigirles que depongan su actitud.

"Estaban armados y amenazaron con violar a una compañera", dijeron los trabajadores, al tiempo que Del Caño aseguró que este conflicto de Lear no va a terminar más hasta que el Gobierno no asuma la responsabilidad de reincorporar a todos los compañeros" que fueron dejados cesantes, 35 en total.