Obama pidió no guiarse “por el miedo” tras nuevo caso de ébola

El presidente de Estados Unidos buscó llevar tranquilidad a la ciudadanía luego de que se confirmara que un doctor que estuvo cuidando a enfermos en África contrajo el virus.
Sábado 25 de octubre de 2014
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, instó hoy a "guiarse por la ciencia y no por el miedo" ante la alarma que generó en algunos sectores el caso de ébola detectado en Nueva York, el cuarto producido en ese país tras los tres que hubo en Texas.

"Tenemos que guiarnos por la ciencia, por los hechos y no por el miedo. Ayer, los neoyorquinos nos mostraron cómo se hace. Hicieron lo que hacen todos los días. Subieron a sus autobuses, al metro, a sus ascensores, fueron a trabajar y se juntaron en los parques", dijo Obama en su discurso habitual de los sábados.

"Ese espíritu, esa determinación de seguir adelante, es parte de lo que hace que Nueva York sea una de las grandes ciudades del mundo. Y ese es el espíritu del que todos podemos aprender a medida que nos enfrentamos a este reto", agregó.

A través de su mensaje Obama buscó llevar tranquilidad tras detectarse el caso positivo de ébola en Craig Spencer, un doctor de 33 años que estuvo varias semanas cuidando a enfermos en Guinea Conakry, uno de los países de África Occidental más golpeados por la epidemia que, según el último registro de la Organización Mundial de la Salud, provocó casi 4.900 muertos.

El médico está internado en el hospital Bellevue de Nueva York, donde recibe tratamiento, en lo que es el cuarto caso diagnosticado en Estados Unidos, tras los tres que se produjeron en Texas, ligados a un mismo paciente.

El primer diagnóstico del virus en ese país fue el del ciudadano liberiano Thomas Eric Duncan, quien murió el 8 de octubre en Dallas, días después de llegar a esa ciudad para una visita familiar.

Dos enfermeras que trataron a Duncan en el hospital y que quedaron infectadas con ébola superaron la enfermedad esta semana.

Una de ellas, Nina Pham, estuvo ayer en la Casa Blanca y recibió un fuerte abrazo de Obama en una foto que hoy ilustra varios diarios de Estados Unidos.