Las conclusiones de Mariano Grondona

Lunes 27 de octubre de 2014
Dilma Rousseff, a partir del mensaje que recibió de gran parte de la sociedad, reconoció que debe hacer correcciones. La corrección sería combatir la corrupción dentro del PT, Petrobras, etc. Brasil tiene el espejo de Argentina en aspectos como la inflación y ellos no quieren parecerse a nosotros.

Tanto en Brasil como en Uruguay, sin que haya catástrofes de por medio, la sociedad civil le marca a sus políticos algunas alertas. Creo que los políticos de estos países vecinos tiene mayores posibilidades de entender el mensaje.

Es un fuerte contraste con la incapacidad del gobierno de Cristina Fernández de cambiar cosas que están mal. Esta es la lección de las elecciones del domingo.

Podríamos preguntarnos hasta dónde ganó Dilma y hasta dónde está dispuesta a cambiar. Una segunda pregunta es hasta dónde está dispuesta a cambiar Cristina. Dio algunos signos a principio de año pero después siguió haciendo lo mismo. A mí me da la sensación de que las cartas están echadas.

El gobierno de Cristina está borrando los mejores aspectos del gobierno de Néstor. Yo creo que el ciclo de Cristina está terminado. Me da la impresión de que está como paralizada. Todavía podrían hacer algo pero no lo van a hacer.