Hidrocarburos: Ley se aprueba en horas

El debate comenzó pasado el mediodía y estaba previsto el desenlace para la madrugada del jueves, cuando el kirchnerismo alcanzaría los 129 votos, un número más ajustado del habitual.
Miércoles 29 de octubre de 2014
En una extensa sesión, el bloque del Frente para la Victoria se encaminaba hoy a sancionar el proyecto que reforma la ley de Hidrocarburos, una norma resistida por todo el arco opositor y algunos clásicos aliados.

El debate comenzó pasado el mediodía y estaba previsto el desenlace para la madrugada del jueves, cuando el kirchnerismo alcanzaría los 129 votos, un número más ajustado del habitual, ya que perdió la adhesión de algunos diputados del Movimiento Popular Neuquino (MPN), que no están de acuerdo con la propuesta.

Al abrir la discusión, el oficialista Mario Metaza defendió la medida y negó que "avasalle a las provincias".

"Necesitamos muchos chevrones", aseguró el santacruceño en relación a Chevron, la empresa que se asoció a YPF para explotar Vaca Muerta.

En tanto, Metaza rechazó que el proyecto sea para beneficiar exclusivamente a YPF y recordó que el 51 por ciento de las acciones del Estado en la petrolera corresponden al gobierno nacional y a las provincias de la OFEPHI.

El presidente del bloque de la UCR, Mario Negri, evaluó que las políticas energéticas del Gobierno son "erráticas, improvisadas y responden a una visión rentista".

"No podemos acompañar un proyecto que no dice una sola palabra sobre la regulación ambiental y sobre los acuíferos cuando sabemos que se ha desatado a una gran velocidad, la pelea por la explotación de los recursos no convencionales. No podemos acompañar una ley que no contempla un fondo anticíclico o un fondo que preserve los intereses de futuras generaciones como Brasil y Noruega", enfatizó el cordobés.

Por su parte, el socialista Hermes Binner consideró que "sin políticas de Estado en materia energética, no hay posibilidad de desarrollo para el país".

"La ley que propone el poder Ejecutivo, no es más que la mera prórroga de los contratos vigentes, con las mismas empresas y los mismos actores que nos han llevado al fracaso. Y lo que es peor aún: favorece la concentración y habilita mecanismos para prorrogar esas concesiones a perpetuidad", afirmó el precandidato presidencial del Frente Amplio UNEN.

La diputada de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, sostuvo que la norma es "un negocio de la familia Kirchner" y subrayó: "Están los idiotas y están los hijos de su madre, al menos no seamos idiotas".

"¿Con este sistema macroeconómico quien va a invertir? Va a invertir la estatal rusa, por eso Putin dice que Argentina es su aliado estratégico", indicó Carrió.

Por su parte, el mendocino radical Julio Cobos recalcó: "Esta ley no va a solucionar el tema energético, como la Ley de Abastecimiento no solucionó la inflación y el pago soberano no solucionó el tema de la deuda externa".

El jefe del bloque PRO, Federico Pinedo, advirtió que "esta iniciativa impulsada por el Poder Ejecutivo beneficia de manera desmesurada a algunos concesionarios privados".

"Con esta reforma, se perjudican a las provincias y se benefician a privados, como por ejemplo, el señor Lázaro Báez", enfatizó el macrista, tras destacar la necesidad de "hacer inversiones inmediatas en los yacimientos para iniciar el proceso que lleve al autoabastecimiento" energético.

La diputada Laura Alonso afirmaó que "la transparencia para atraer inversiones está ausente" en la iniciativa, al señalar el acuerdo secreto entre YPF y Chevron.

Por su parte, el legislador del Frente Renovador, Alberto Roberti, consideró que "esta es una ley leonina que viene a modificar una ley antigua que viene a traer significativas consecuencias negativas".

"Es exclusivamente para beneficio de YPF", cuestionó el sindicalista petrolero.

El porteño de Suma + UNEN, Martín Lousteau, analizó que "esta ley parece estar orientada a solucionar urgencias y no a discutir lo medular que está en juego con Vaca Muerta y el resto de los recursos no convencionales".

"Es la acumulación de parches permanentes que a largo plazo generan inconvenientes más grandes. Lo que estamos discutiendo es más grande que nosotros mismos", expresó Lousteau.

La propuesta plantea una modificación en las condiciones y requisitos para futuras inversiones hidrocarburíferas, así como también en yacimientos no convencionales.

Para esto, fija nuevos plazos para las concesiones y hace una diferencia según el tipo de explotación: 25 años para los yacimientos convencionales, 35 para los no convencionales y 30 para los desarrollos off shore en la plataforma marítima argentina.

En tanto, establece que los emprendimientos off shore tengan un beneficio fiscal del 20 por ciento siempre que la perforación se realice en una distancia menor a los 90 metros de la superficie, dado que cuando sea superior a esa distancia será del 60 por ciento.

La norma también le brinda la potestad a las provincias para prorrogar por 10 años a aquellas firmas que cumplan con el plan estratégico de inversiones, las cuales deberán pagar regalías por un 12 por ciento.